Elea

Elea

 
Antigua c. griega de Italia, en Lucania, a orillas del mar Tirreno. Sede de una escuela filosófica presocrática (Parménides y Zenón).
Ejemplos ?
Sócrates No sabemos que el Palámedes de Elea 17 hablaba con tanto arte, que presentaba a sus oyentes las mismas cosas semejantes y desemejantes, simples y múltiples, en reposo y en movimiento?
Pero como ya en la ciudad unos siguiesen las partes de Octavio, otros las de Marco Antonio y los ejércitos venales corriesen a juntarse, como a voz de pregonero, donde los llamaba mejor paga, desesperando de la república, determinó Marco Bruto huir de Italia; y por Lucania, a pie, se fue al mar de Elea.
Ya cante al atleta o al caballo vencedor, a quienes la palma de Elea equipara a los inmortales, glorificándolos más que cien estatuas; ya llore la suerte del joven arrebatado a la doliente esposa, y eleve a los cielos la fuerza, el valor y las puras costumbres que las sombras del Orco son impotentes a oscurecer.
Marco Bruto, que vio en poder del interés las armas y remitida a las armas la razón, desesperó de remedio, y, desterrándose de Italia, fue a esperar en Elea las diligencias del tiempo y la medicina de los días.
No es porque no tenga por muy bueno el poder instruir a los hombres, como hacen Gorgias de Leoncio, Prodico de Ceos e Hippias de Elea.
¡Y cómo vuela La oda triunfal de Píndaro, y corona De lauro inmarcesible al noble púgil Que huella invicto la palestra Elea, Entre el polvo de férvidas cuadrigas Y los aplausos de la doria plebe, Infundiendo las Gracias de Orcomeno A sus miembros vigor y gallardía!
Una mañana el zapatero apK)caba la pinta ó el espolón del gallo de su vecino el barbero. Picábase éste, y quedaba amarrada ¡ elea para ima semana después.
Parménides de Elea, al contrario, opina que el movimiento es imposible, pues el cambio es el paso del ser al no ser o la inversa, del no ser al ser.
–Como convinimos ayer, Sócrates, aquí estamos cumpliendo nuestra cita puntualmente, y te traemos a este extranjero, natural de Elea, de la secta de Parménides y Zenón, que es un verdadero filósofo.
A pesar que existen ciertas similitudes entre Heráclito y Parménides de Elea, las doctrinas de ambos siempre han sido contrapuestas (con cierto margen de error), ya que la del primero suele ser llamada «del devenir» o (con cierto equívoco) «del todo fluye», mientras que el ser parmenídeo es presentado como una esfera estática e inmóvil.
Dionisio de Siracusa, hijo del estratego Hermácrates (f. 367 a. C.). Fidias, escultor griego, encarcelado. Zenón de Elea, filósofo griego.
Estrabón se refiere a este golfo como parte del Golfo de Adramitio, pero de forma incorrecta. Elea acuñó monedas con el busto y el nombre de Menesteo.