El tren

Traducciones
El tren   
Ejemplos ?
Le preguntaba recién al presidente de la Cámara de Diputados, a Julián Domínguez, que lo había visto en una foto con Florencio Randazzo, el ministro de Transporte, en Rufino, provincia de Santa Fe, inaugurando un tren de larga distancia a Rufino. Hemos inaugurado a Mar del Plata y creo que el 6 de marzo comienzan las pruebas para el tren a Rosario.
Conseguimos un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo por 500 millones de dólares, y vamos a hacer la electrificación del Roca. También tenemos hoy el tren universitario de La Plata; inauguramos este servicio que hoy están utilizando 650 pasajeros.
Vi aquello justo a tiempo para hacerle al conductor la señal de «¡Pare!» Cortó el circuito y puso el freno, pero el tren aún se deslizó ciento cincuenta yardas o más.
10) Prometen assí m ismo que procurarán y tendrán en el Campo, tres días después de desembarcadas las tropas, todas las Azémilas necessarias para el tren de la Artillería y Bagages correspondientes para el número de las tropas.
No tenemos una administración... Conque ¿usted se queda aquí para tomar el tren que le lleve a Santander? Pues ea; buena suerte, muchos laureles y pocos balazos...
Juzga con sobrada razón que sin tener a la vista un cuadro en donde aparezcan de bulto los sucesos, las personas y todo el tren material de la historia, el trazar lineamientos generales tiene el inconveniente de dar mucha cabida a teorías y desfigurar en parte la verdad; inconveniente, añade, de todas las obras que no suministran todos los antecedentes de que el autor se ha servido para formar sus juicios.
Una pareja, también de luto, entra en el reservado: la enlutada del coche los abraza, sobre el pecho de la otra mujer llora, sofocando los sollozos. El tren sigue su viaje.
Yo puedo correr el tren con los ojos vendados, y el balasto está hecho de rayas y no de puntos, cuando pongo mi calma en la punta del miriñaque a rayar el balasto!
Tanto se estimaban, y tan prudentes y verdaderamente sabios eran, que depuestos, como era natural, todas las rencillas y odios que les habían separado mientras no se conocían, no sólo se trataron en adelante con el mayor respeto y mutua consideración, sin disputarse cosa alguna..., sino que, al día siguiente de su gran descubrimiento, coincidieron una vez más en el propósito de dejar cuanto antes las aguas y volverse por donde habían venido. Y, en efecto, aquella misma tarde Gilledo tomó el tren ascendente, hacia el sur, y Fonseca el descendente, hacia el norte.
Si hace un instante no tuve tiempo—¡no material: mental!—para desatar a mi asistente y confiarle el tren, no lo tendré tampoco para detenerlo...
— El escuadrón de voluntarios de caballería de Córdoba y el de San Luis, tomados sus caballos, marcharán al campo de Barracas a unirse con el tren volante de artillería.
De igual manera que un maquinista, sabiendo que un puente carece de resistencia, no carga excesivamente el tren en que van sus hermanos, ni rebasa la velocidad límite, ante el riesgo cierto de derrumbar el puente y descarrilar el tren, así los dirigentes sindicales deben llevar a sus compañeros a lograr legítimas aspiraciones en el marco de la ley y de la realidad que vive el país.