El equipaje

Traducciones
El equipaje   
Ejemplos ?
Se recordará que, de acuerdo con éstas, el equipaje extra de mi amigo el artista debía consistir en cuadros, o por lo menos en un cuadro.
Verdad que Bolívar estaba por entonces libre de tentaciones, pues traía desde Huaylas (supongo que en el equipaje) á Ma- nuelita Madroño, que era una chica de dieciocho años, de lo más guapo que Dios creara en el género femenino del departa- mento de Ancachs.
Jesús también les dijo: "Cuando les envié sin cartera ni equipaje ni calzado, ¿les faltó algo?" Ellos contestaron: "Nada." 36. Y Jesús agregó: "Pues ahora, el que tenga cartera, que la tome, y lo mismo el equipaje.
Ella se preocuparía de enviar a casa de Lheureux el equipaje, que sería llevado directamente a «La Golondrina», de manera que así no sospechara nadie; y, a todo esto, nunca se hablaba de la niña.
Pero dime, hija mía, ¿se encuentra todo listo para mañana? -Acabo de cerrar la maleta que contiene el equipaje de la señora. En cuanto a la señorita Antonia, ella quiso arreglar el suyo.
La casa entera de Omer y Joram salió a decimos adiós, y Steerforth se vio rodeado de tal multitud de pescadores en el momento en que nuestras maletas tomaron el camino de la diligencia, que si hubiéramos poseído el equipaje de un regimiento los mozos voluntarios no habrían faltado para transportarlo.
2º Videla, que dejó de existir horas después del combate a consecuencia de una bala que le llevó los dos pies; y en el equipaje la muerte del Grumete Blas 2º Téllez y del Mozo Felipe Ojeda, hubo cinco heridos, pero no graves, entre los cuales se cuenta el contador del buque, que recibió dos balazos.
En seguida ordenó a su criado que preparase el equipaje para el rápido de aquella noche, quintuplicó la propina a su gondolero y subió hacia su habitación con paso ligero y corazón alegre.
La falta de dicha presentación dará derecho al transportista a cerciorarse de la personalidad de quien reclame el equipaje, pudiendo diferir la entrega hasta que la justificación resulte suficiente.
Y así, primero de emprender viaje, hicieron provisión para la vía cargando en el gigante el equipaje que hasta una torre porteado habría.
Ojalá que cada uno de nosotros –lo digo yo, que nunca levanté un arma- pueda arrepentirse de lo que omitió hacer o de lo que hizo, aunque ello no puede sustituir la necesaria justicia. Ojalá que nuestros hijos no tengan que vivir con el equipaje del pasado y podamos construir otro país sin odio.
2150.- El viajero que trajere consigo efectos de gran valor, de los que no entran ordinariamente en el equipaje de personas de su clase, deberá hacerlo saber al propietario o administrador, y aún mostrárselos si lo exigiere, para que se emplee especial cuidado en su custodia.