El Cid Campeador

Cid Campeador, El

 
(¿1043-99?) Nombre con que es conocido Rodrigo Díaz de Vivar, héroe castellano de la Reconquista. Tomó juramento a Alfonso VI de no haber participado en la muerte de su hermano, en Santa Gadea. Desterrado por el nuevo rey, ofreció sus servicios y guerreó contra árabes y cristianos. Su vida originó muchas leyendas. (V. Cantar de Mio Cid.)
Ejemplos ?
El deseo de libertad presente en la obra cobra un doble sentido en la España de 1973 donde el dictador Francisco Franco camina hacia la muerte. Jimena simboliza el futuro deseo de España de caminar sola y apartarse del Generalísimo (el Cid Campeador).
La leyenda dice que aquí se casó el Cid Campeador, pero la fecha de construcción de este templo resta credibilidad a la misma; lo más probable es que tuviese lugar en un templo anterior ubicado en este mismo lugar.
El libro de los cantares (1852). El libro de las montañas (1867). El Cid Campeador (1851), novela histórica. Las hijas del Cid (1859), novela histórica.
Buen lugar para realizar un descanso mientras se sube desde el pueblo a la cima del Benicadell (1104 m.). Castillo de la Carbonera. Restos del antiguo castillo musulman conquistado por el Cid Campeador. Patrimonio natural.
En esta situación confusa, Rodrigo Díaz de Vivar (apodado el Cid Campeador), un luchador mercenario castellano desterrado por el rey Alfonso VI de Castilla, hizo tributarias a las taifas de Albarracín y Alpuente, y se dedicó a proteger a Al-Qádir (aliado de los cristianos) de los ataques de la Taifa de Zaragoza y de las revueltas populares.
Después adoptó el apellido «del Cid», en atención a que fue precisamente Rodrigo Díaz de Vivar quien mandó fortificar el pueblo y levantar su castillo. En 1089 el Cid Campeador se asentó en El Poyo del Cid, cerca de Calamocha.
Por parte materna eran sus abuelos Gilberto de l'Aigle y su esposa Juliana de Mortagne, mientras que por parte paterna eran sus abuelos Ramiro Sánchez de Pamplona, señor de Monzón, y su esposa Cristina Rodríguez, hija de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador.
La Yesa fue codiciada también por el Cid Campeador, que se apoderó de estas tierras a finales del siglo XI, tal y como relata el "Cantar del Mío Cid" En el período musulmán formó parte del Reino de Taifas de los Banu Qasim (siglo IX), siendo conquistada por Jaime I en 1236 y entregada al caballero Juan de Auñón en 1238.
Domingo de Guzmán, el Venerable Antonio de Guzmán, V Señor de la Villa, el rey Alfonso X el Sabio otorgó a Caleruega un privilegio Rodado con el que entre otras cosas se le traspasaba el título al Real Monasterio, y más concretamente a la que fuese por entonces priora de dicho monasterio. También hay que destacar que durante el destierro de El Cid Campeador, durante el siglo XI, éste pasó por la villa.
No obstante, fue en la Edad Media cuando sus gentes se convirtieron en protagonistas de importantes hechos en la historia de Valencia: Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, encabezó en Cuart de Poblet una significativa batalla contra las fuerzas almorávides, que lleva el nombre de la Villa y aparece reflejada en el Cantar de Mío Cid; y en las fuentes destaca la alusión al Castillo de Cuart, actualmente desaparecido.
Los personajes más importantes de este ciclo guerrero fueron el monarca Alfonso VI de Castilla y Rodrigo Díaz de Vivar, mejor conocido como El Cid Campeador.
1060-1108): Tenente de Grañón y Conde de Nájera, entre otros títulos, conocido como "García de Grañón" o "el Crespo de Grañón" (así se le menciona en la Crónica Najerense y en la tercera parte del Cantar de Mío Cid, como enemigo de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador).