El Cerro de Andévalo

Cerro de Andévalo, El

 
Mun. de la prov. española de Huelva; 2 760 h.
Ejemplos ?
En Andalucía, uno de los ejemplos más famosos es la romería del Rocío, en la que los fieles se desplazan al Santuario de la Virgen del Rocío en la aldea de El Rocío, en Almonte, Huelva.Destacan también la Romería en honor a la Reina de los Ángeles de Alájar y la Romería de San Antonio de Padua de Cortegana. Mención, o la romería de San Benito de El Cerro de Andévalo.
a Iglesia Parroquial de Santa María de Gracia, situada en la Plaza de España de El Cerro de Andévalo (Provincia de Huelva, España), es una conjunción de los dos estilos artísticos correspondientes a las dos etapas básicas de su historia constructiva: el manierista de la segunda mitad del siglo XVI y el barroco de la segunda mitad del siglo XVIII.
Corteconcepción Virgen de los Dolores, 1958, Parroquia. El Campillo Crucificado, 1967, Iglesia parroquial. El Cerro de Andévalo Calvario en el Retablo, 1953, Parroquia de Ntra.
La Société Française de Pyrites d'Huelva se dedicó sobre todo a la explotación de piritas de hierro en El Cerro de Andévalo y Calañas.
Entre las cumbres más importantes destacan el Cabezo Gordo (613 m), en Santa Bárbara y el Padre Caro (600 m) cerca de El Cerro de Andévalo.;La costa y la campiña Este sector está formado por un relieve monoclinal bastante monótono con algunas lomas o alcores que interrumpen la continuidad de la llanura.
Llevan espadas los danzantes de San Antonio de Padua de Alosno, Cabezas Rubias, El Cerro de Andévalo, Puebla de Guzmán y San Bartolomé de la Torre; portan cascabeles los cascabeleros, también llamados de San Juan Bautista, y los danzantes del fandango «parao», de Alosno, así como los de la Virgen de la Rábida en Sanlúcar de Guadiana; garrotes los de Villanueva de las Cruces, y arquillos ornamentales los de Sanlúcar de Guadiana y de Villablanca.
Lejos de ser expresiones culturales arcaicas, de viejos tiempos y usos, las danzas ejemplifican hoy por hoy el valor y capacidad adaptativa de unos rituales y unos modos de expresión que gozan de una gran vitalidad en la provincia de Huelva Las danzas onubenses se ejecutan en doce pueblos, resaltando en su distribución territorial la comarca del Andévalo con diez poblaciones (Alosno, Cabezas Rubias, El Almendro, El Cerro de Andévalo, Puebla de Guzmán, San Bartolomé de la Torre, Sanlúcar de Guadiana, Villablanca, Villanueva de los Castillejos y Villanueva de las Cruces) y la comarca de la Sierra, con dos (Cumbres Mayores e Hinojales).
Danza de los cascabeleros (Alosno) Fandango parao (Alosno) Danza de San Antonio de Padua (Alosno) Danza de las espadas de Cabezas Rubias Danza del Corpus (Cumbres Mayores) Danza de la Virgen de la Esperanza (Cumbres Mayores) Danza de los Cirochos o Sirocos Danza de las lanzas de El Cerro de Andévalo Danza de la Virgen de la Tórtola (Hinojales) Danza de espadas de Puebla de Guzmán Danza de las espadas de San Bartolomé de la Torre Danza de la Virgen de la Rábida Danza de los palos de Villablanca Danza de Garrotes Escuela sevillana de baile Verdiales Escuela bolera
El Cerro de Andévalo es un municipio español de la provincia de Huelva, Andalucía. En el año 2010 contaba con 2.483 habitantes. Su extensión superficial es de 287 km² y tiene una densidad de 8,66 hab/km².
No sería hasta alrededor de 1427 cuando vuelva a tener población e incluso una cárcel. Durante el siglo XVI El Cerro de Andévalo iniciará diligencias para ampliar su término municipal.
Con el transcurso del siglo XIX el número de habitantes fue en aumento, debido a que con los avances científicos y médico los nacimientos superan a las defunciones, a lo que se une que algunas compañías mineras extranjeras descubrieron en el subsuelo del Andévalo manganeso, cobre y pirita, lo que provocó la llegada de población forastera que acude para trabajar en las minas de El Cerro de Andévalo, como La Joya (clausurada en 1975), que tuvieron mucho auge hasta mediados del siglo XX.