Eduardo Zamacois

Zamacois, Eduardo

 
(1876-1971) Novelista español. Publicó su primera novela, La enferma (1895), a los dieciocho años, seguida de Punto negro (1897), ambas de carácter erótico. Posteriormente evolucionó hacia un tipo de novela realista. Cultivó también el teatro.
Ejemplos ?
En París se acompañaba a menudo de la vista de amigos como: la mujer de Eduardo Zamacois donde solían quedar en el Café de la Source, su tío Corpus Barga.Durante esta estancia en París continuó escribiendo en la revista Prometeo.
La base de aquella bohemia la formaron escritores del decadentismo modernista, como Francisco Villaespesa, Emilio Carrere, Alejandro Sawa, Armando Buscarini, Dorio de Gádex, Alfonso Vidal y Planas, Eliodoro Puche, Eduardo Zamacois y, en sus periodos juveniles, grandes autores consagrados como Rubén Darío o Ramón María del Valle-Inclán.
Se inició desde muy joven en las letras, bajo la guía del escritor Eduardo Zamacois, quien prologó su primer volumen de poemas, Juventud, cuando Félix Paredes contaba apenas veinte años de edad.
Uno de ellos fue el gran actor cómico Ricardo Zamacois, y otro de ellos, Pantaleón, emigró a Cuba siendo el padre del no menos famoso novelista y dramaturgo Eduardo Zamacois.
Baragaño, 1994. Premio de poesía infantil en Concurso Eduardo Zamacois, 1994. Premio de poesía Aniversario de la Fundación de Ciudad Sandino, 1995 Premio de poesía infantil Aniversario de la Fundación de Ciudad Sandino, 1995.
Echena fue, junto con Eduardo Zamacois, el primer artista vasco de proyección internacional, anterior en varias décadas a Ignacio Zuloaga.
Por su redacción van pasando figuras como: Jacinto Benavente, Rafael Delorme, Ricardo Fuente, Jurado de la Parra, Félix Limendoux, Antonio Palomero, Antonio Paso, Nicolás Salmerón García, Valle-Inclán y Eduardo Zamacois.
Este organismo llegó a alcanzar una gran reputación por la excelencia de sus actividades, en las cuales participaron un buen número de intelectuales, artistas y escritores como Rafael Alberti, Jacinto Grau, María Teresa León, Alejandro Casona, Eduardo Zamacois y los musicólogos Hermanos Aguilar, entre otros.
Por ella pasarían, aparte de numerosos dibujantes (a los que se solicitaba sobre todo colaboraciones de temática erótica), escritores notables como Luis de Val, Maximiliano Thous, Eduardo Zamacois o Blasco Ibañez.
Fue además director de Tiempo y Hoy. Perteneció además a la promoción de la colección El Cuento Semanal (1901-1920), fundada por Eduardo Zamacois.
A partir de 1945 no se cuenta con información sobre su paredero. Juventud. Poesías, prólogo de Eduardo Zamacois y epílogo de Andrés Pérez Faraudo (Madrid: Imp. de José Izquierdo, 1914).
Allí frecuentó las tertulias del Café de Levante y del Fornos, donde conoció a Eduardo Zamacois, Alejandro Sawa, Catarinéu, Fernández Vaamonde y a todos los demás del grupo de la revista Germinal, donde publicaría sus primeras obras.