Eduardo Rosales


Búsquedas relacionadas con Eduardo Rosales: Francisco Pradilla

Rosales, Eduardo

 
(1836-73) Pintor español. Cultivó el género histórico. En su pintura existe un acento dramático que manifiesta la fusión de un concepto clásico, con la espiritualidad lírica del artista. Autor de Testamento de Isabel la Católica.
Ejemplos ?
Años más tarde consiguió una nueva pensión para trasladarse a Roma, donde contactó con Eduardo Rosales, José Casado del Alisal y Mariano Fortuny con el que estableció estrechos lazos amistosos y artísticos y cuyo estilo influirá profundamente en la pintura de Agrasot.
Archivo:Eduardo Rosales Gallinas - Episodio de la Batalla de Tetuán.jpg Episodio de la Batalla de Tetuán (1868) Archivo:Eduardo Rosales - Juan de Austria's presentation to Emperor Carlos V in Yuste.jpg Presentación de don Juan de Austria al emperador Carlos V, en Yuste (1868-1869) Archivo:Eduardo Rosales Gallinas - La muerte de Lucrecia.jpg La muerte de Lucrecia (1871) Archivo:Eduardo Rosales Gallinas - Ofelia.jpg Ofelia (c.
1860-1871) Archivo:Mujer desnuda dormida - Eduardo Rosales.jpg Mujer desnuda dormida (1865/1870) Juan Chacón Enríquez, Eduardo Rosales, Madrid, ed.
Blass, 1926. Antonio Cánovas, Eduardo Rosales, Madrid, 1927. Bernardino de Pantorba, Eduardo Rosales, Madrid, 1937. Gregorio Prieto, Eduardo Rosales, Madrid, Ed.
Francisco Pompey, Rosales, Madrid, 1953. Xavier de Salas (ed.), Exposición Eduardo Rosales, Museo del Prado, Patronato nacional de Museos y Universidad de Granada, 1973.
Juan Antonio López Delgado, Eduardo Rosales en Murcia, Murcia, 1999, ISBN 84-88131-11-9. José Luis Díez y otros, Eduardo Rosales.
poesías representables, escenas sueltas (1887). Se conserva un retrato suyo realizado en 1872 por el pintor Eduardo Rosales. Martinez Pedrosa, Fernando Martinez Pedrosa, Fernando Martinez Pedrosa, Fernando Martinez Pedrosa, Fernando
De tuberculosis murieron Gustavo Adolfo Bécquer, Eduardo Rosales o el mismísimo Alfonso XII, y de tuberculosis murió Alenza en la madrugada del 30 de junio de 1845 en su casa del número 5 de la Plaza de San Ildefonso, tercera y última casa en la que vivió en Madrid.
En 1864 Eduardo Rosales representó el momento en el que la reina dicta su testamento en el cuadro Doña Isabel la Católica dictando su testamento.
En 1922, fue inaugurada, en homenaje a este pintor, una gran estatua, esculpida por Mateo Inurria, en el paseo de Eduardo Rosales, en Madrid.
Así las cosas, Tomás Muñoz Lucena sigue atentamente el desarrollo de la pintura española y, ve que las exposiciones Nacionales se ven invadidas por gigantescos cuadros realizados por pintores, ya especializados, que se van alzando con primeras medallas de manera repetida: Eduardo Rosales con "Doña Isabel la Católica dictando testamento" y "Muerte de Lucrecia", José Casado del Alisal, con "Últimos momentos de Fernando IV el Emplazado" y "La rendición de Bailén", etc.
En 1867 viaja a Madrid, donde entra en el estudio de Federico Madrazo. Establece amistad allí con los pintores Eduardo Rosales y Fortuny.