Eduardo Marquina

Marquina, Eduardo

 
(1879-1946) Poeta y dramaturgo modernista español. Alcanza gran éxito en el teatro poético, principalmente con el tema histórico nacional: En Flandes se ha puesto el sol (1910), su obra más celebrada, Las hijas del Cid (1908), Doña María la Brava (1909). Una fusión de elementos realistas y modernistas se da en La ermita, la fuente y el río (1927). De carácter hagiográfico es Teresa de Jesús (1933). Cultivó también la comedia: Cuando florezcan los rosales (1914).
Ejemplos ?
Son personajes del drama en verso del modernismo Las hijas del Cid, escrita por Eduardo Marquina y estrenada en el Teatro Español de Madrid en 1908.
Había estado allí cinco años, y se le organiza una función de homenaje y despedida para su regreso a México, la agrupación de amigos del teatro universal y el círculo de bellas artes de Madrid la despiden como consagrada artista Mexicana y le rinden un homenaje, entre todas estas personalidades, destacan las figuras de los escritores Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pedro Muñoz Seca y Eduardo Marquina donde le regalan un álbum con más de quinientas firmas muchas de ellas lo habían firmado personajes desde la cárcel como Niceto Alcalá Zamora, Julio Álvarez del Vallo y Fernando de los Ríos.
Incluye autores españoles (Manuel Reina, Salvador Rueda, Ricardo Peralta Rodrigues, Francisco Villaespesa, Eduardo Marquina, Manuel Machado, Juan Ramón Jiménez, Antonio Machado, Enrique Aguilar Almazán, Ramón María del Valle-Inclán y Tomás Morales); mexicanos (Manuel Gutiérrez Nájera, Salvador Díaz Mirón, Luis Gonzaga Urbina, Amado Nervo y Enrique González Martínez); colombianos (José Asunción Silva, Juan Sebastian Ocampo Cuadros, Guillermo Valencia, Porfirio Barba-Jacob); cubanos (José Martí y Julián del Casal); argentinos (Leopoldo Díaz y Leopoldo Lugones); uruguayos (Julio Herrera y Reissig y Delmira Agustini); nicaragüenses (Rubén Darío); peruanos (José Santos Chocano); y bolivianos (Ricardo Jaimes Freyre).
Un marido ideal de Oscar Wilde, en 1925; El proceso de Mary Dugan de Bayard Veiller y traducción de Joaquín Salvatella, el 18 de mayo de 1929 (con Julia Lajos, María Blanquer y Ernesto Vilches); Amores y amoríos de los Hermanos Álvarez Quintero, en 1929; Mariquilla Terremoto de los Hermanos Álvarez Quintero, el 22 de febrero de 1930; Bodas de Sangre de Federico García Lorca, el 28 de marzo de 1933; El divino impaciente de José María Pemán, el 27 de septiembre de 1933; Doña María la Brava de Eduardo Marquina, en 1944; Ha sonado la muerte de Alfonso Sastre y Medardo Fraile, en 1946; El sistema Ribadier de Georges Feydeau, el 23 de diciembre de 1960; Vamos a contar mentiras de Alfonso Paso, el 28 de septiembre de 1961; El cianuro...
Aunque la mayoría de la producción literaria salió del escindido círculo familiar entre Gregorio y María de la O, el empresario dio cancha a otros autores y proyectos: Felipe Sassone que triunfó con A campo traviesa, Eduardo Marquina con El pavo real (en realidad un cuento de Oscar Wilde), el fracaso de Lorca con El maleficio de la mariposa y, como auténtica revelación, la puesta en escena de "La Argentinita" de la 'farsa mímica' en dos cuadros compuesta por Falla y presentada en el Eslava el 7 de abril de 1917, El corregidor y la molinera (luego El sombrero de tres picos).
En 1939 se llevó a escena la primera producción a cargo del Club Dramático del College, dirigido por la profesora Carmen Rosa Díaz, Las flores de Aragón de Eduardo Marquina.
En su trayecto por Madrid recitó poemas de prolíficos autores como Rubén Darío, Eduardo Marquina, Amado Nervo, Emilio Carrére, Antonio Machado y Manuel Machado, Alberto Gbiraldo, Gabriel Juan Ramón Jiménez, José Asunción Libra, Gabriela Mistral, Miguel de Unamuno, Enrique de Mesa, Alfonsina Storni y Francisco Villaespesa.
Fue uno de los impulsores con Eduardo Marquina, de la Sociedad General de Autores, de cuya biblioteca fue director entre otros cargos.
El modernista Eduardo Marquina escribió Las hijas del Cid (1908), Doña María la Brava (1809) y En Flandes se ha puesto el sol (1910).
Pero las joyas perdidas de la antigua Palmira, Los metales desconocidos, las perlas del mar, Por vuestra mano engarsados, no serían suficientes Para esa hermosa Diadema resplandeciente y diáfana; Porque no será hecho más que de pura luz, Tomada en el hogar santo de los rayos primitivos, Y del que los ojos mortales, en su esplendor entero, ¡No son sino espejos oscurecidos y dolientes!" Traducción de Eduardo Marquina, 1905
Nosotros tenemos, es verdad, naciones corrompidas, De los pueblos antiguos, bellezas ignoradas: Rostros corroídos por los chancros del corazón, Y como quien diría bellezas de la languidez, Pero estas invenciones de nuestras musas tardías No impedirán jamás a las razas enfermizas Rendir a la juventud un homenaje profundo, —¡A la santa juventud, al aire simple, a la dulce frente, A la mirada límpida y clara como un agua corriente, Y que va derramando sobre todo, indiferente Como el azul del cielo, los pájaros y las flores, Sus perfumes, sus cánticos y sus dulces colores! Traducción de Eduardo Marquina, 1905
edro Marquina Dutú (Zaragoza, 1834 - Madrid, 24 de agosto de 1886), poeta y dramaturgo español del posromanticismo, tío del dramaturgo y poeta del modernismo Eduardo Marquina (1879-1946).