Eduardo Hernández Pacheco

Hernández Pacheco, Eduardo

 
(1872-1965) Geólogo español. Ha impulsado los estudios de fisiografía y tectónica de la península Ibérica.
Ejemplos ?
Participó en los trabajos generales para el Mapa Geológico Nacional de tectónica, geomorfología y paleontología junto a Royo Gómez y Eduardo Hernández Pacheco.
Demasiado escasas las investigaciones sobre el Arte rupestre levantino y esquemático que hacen referencia al núcleo de Villar del Humo, para las personas que deseen profundizar en su conocimiento debe mencionarse los estudios monográficos de Eduardo Hernández Pacheco y Anna Alonso; además de otros autores como Francisco Jordá, Antonio Beltrán, que trabajaron temas específicos de alguno de los abrigos.
Serie histórica. Págs. (1983). «Eduardo Hernández Pacheco y Estevan». En: López Piñeiro, J. M.; Glick, T.F.; Navarro Brotóns, V. y Portela, E.
Luis Pericot, era un hombre afable, con un fino sentido del humor, según cuentan Antonio Blanco Freijeiro y José María Blázquez y además dentro del ambiente científico se le consideraba conciliador, y medió con éxito entre las frecuentes disputas de varios maestros, consiguiendo reconciliar a Pedro Bosch Gimpera con Manuel Gómez-Moreno, a Henri Breuil con Eduardo Hernández Pacheco y con Juan Cabré, incluso a Gómez Santacruz, abad de Soria con Adolf Schulten, tras años de implacable hostilidad suscitadas por diferencias de temperamento, de escuela o de filosofía, o como en este último caso, por su visión sobre Numancia.
Estas investigaciones atraen a diferentes arqueólogos extranjeros que son recibidos e invitados a su casa, así se puede destacar la presencia de Hugo Obermaier, Henri Breuil, P. Wernet, Boule o Eduardo Hernández Pacheco.
Fruto de la labor investigadora realizada por Salvador Calderón y sus discípulos, son los numerosos trabajos presentados en la Sociedad Española de Historia Natural que en paralelo, convertirán al Gabinete de Historia Natural de la Universidad de Sevilla, en los años finales del Siglo XIX, en uno de los principales museos europeos, y en palabras del geólogo Eduardo Hernández Pacheco en el segundo en importancia de España.
En los primeros años del siglo XX, comisionado por la Junta para Ampliación de Estudios e Investigaciones Científicas, trabajó, junto a Eduardo Hernández Pacheco, en el estudio de la distribución geográfica de las rocas de la península con el objetivo de definir sus regiones naturales.
Entre 1904 y 1907 impartió clases en la Universidad Central de Madrid y desde 1911 fue profesor ayudante en el Laboratorio de Geología del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, donde colaboró estrechamente con el profesor Eduardo Hernández Pacheco.
Fue descubierta por un paisano apodado "El Cristo" en la segunda mitad del siglo XIX. Oficialmente descubierta en 1914 y, en 1919, Eduardo Hernández Pacheco publicaría un estudio científico de la misma.
Durante la visita a su hijo, que ejercía de telegrafista en Tivisa, en uno de sus paseos, descubre la Cova del Pi en la Font Vilella, estudiada por Eduardo Hernández Pacheco (1922) y correspondiente al Arte esquemático (6.500-3.500 años antes del presente); expresiones fundamentada en la abstracción (trazos, puntos, máculas..) pertenecientes al mundo de las creencias de los grupos productores neolíticos y bronce.
Tiene una nave rectangular con un ábside de medio punto y una entrada lateral. Eduardo HERNÁNDEZ PACHECO (1922): "Pinturas prehistóricas de Font Vilella, en Tivisa (Tarragona)", Revista Ibérica, 409, Madrid, pp.
Ampurias, 26-27: 359-360 (versión corregida Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, 2007) Alvargonzález Rodríguez, Ramón María (1998). «Eduardo Hernández Pacheco: el paisaje español en la obra de un naturalista de la generación del 98».