donado


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con donado: dorado

donado, a

1. s. RELIGIÓN Persona que sirve en una orden religiosa mendicante y asiste en ella con una especie de hábito religioso, pero sin haber profesado.
2. s. m. Persona seglar que se retira a un monasterio.
Sinónimos

donado

, donada
sustantivo
hermano, hermanuco (desp.).
Hermano, en oposición a Padre profeso.
Traducciones

donado

/a SM/Flay brother/lay sister
Ejemplos ?
La escuela se crea por el año 1920 bajo la conducción del Profesor Carlos Tapia en el sector de Las Lajas; al pasar los años esta escuela tubo varios cambios, la primera infraestructura la realizaron los Padres de Familia en un terreno donado por don Antonio Duarte que se encuentra ubicado en la cima de la colina donde hay están los tanques reservorios de agua potable de la ciudad de La Victoria...
Aunque simple lego ó donado, el pueblo llamaba padre Panchito, y no hermano Panchito, al humildísimo cocinero del convento de san Francisco; y el excelentísimo representante del monarca de España é Indias hablaba siempre con fruición de su santo compadre el padre Panchito, al que hasta diz que consultaba en casos graves de gobierno.
¡Ah mundo, mundillo!» Ocho días después, don Antonio despachaba para Lima un correo, con pliegos rotulados a un negro, cocinero de los frailes de San Francisco, quien vestía el hábito de donado y disfrutaba en la ciudad gran reputación de santo.
Pero su designación se explica mejor por el siguiente hecho: para la Asamblea fracasada de octubre del 12, se había designado al doctor Nicolás Rodríguez Peña y en sus poderes se estableció, como se estilaba a veces, la facultad de sustituir. Ahora bien, Rodríguez Peña, en el momento de esa elección, estaba en Mendoza y en uso de esa facultad designó a Donado.
Eso también es solidaridad y quiero reconocer también ese gesto y pedirles a todos que tengamos grandes gestos de solidaridad como los que estamos teniendo porque siempre por allí hay alguien que piensa que puede sacar provecho de una suerte de tragedia o de desgracia y eso es malo, no solamente para el que lo hace, sino fundamentalmente, para todas aquellas personas que han donado, que se han acercado confianza y que tantas veces, en otras oportunidades y con otras historias, han sido defraudadas.
En el caso de faltante de bienes en los inventarios de las empresas, se considera que se efectúa la enajenación en el momento en que el contribuyente o las autoridades fiscales conozcan dicho faltante, lo que ocurra primero; tratándose de donaciones por las que se deba pagar el impuesto, en el momento en que se haga la entrega del bien donado o se extienda el comprobante que transfiera la propiedad, lo que ocurra primero.
Fuese, pues, y el donado, de lujuria inflamado, apenas quedó solo con la hermosa cuando, esgrimiendo su terrible cosa, sin temor de que estaba el diablo en aquel cuerpo que atacaba, la tendió y por tres veces la introdujo de sus riñones el ardiente flujo.
Mal se avino Martín con la navaja y la lanceta, si bien salió diestro en su manejo, y optando por la carrera de santo, que en esos tiempos era una profesión como otra cualquiera, vistió a los veintiún años de edad el hábito de lego o donado en el convento de Santo Domingo, donde murió el 3 de noviembre de 1639 en olor de santidad.
Pues donde hay bueno hay mejor. Ordenó el prior al portentoso donado que comprase para consumo de la enfermería un pan de azúcar.
En el año 1956 se construyo la capilla, el terreno fue donado por el señor Ambrosio Paladines, la estructura fue de adobe, caña revestida y teja, la construyó el señor Manuel Saca, quien en ese entonces fue presidente del Comité Pro mejoras; la escuela fue construida en terrenos del señor Madrid, luego se traslado a los terrenos del señor Mauricio Zapata, finalmente fue construida ( diagonal al parque, por la vía a San Vicente), lleva por nombre Provincia de Tungurahua en honor al profesor oriundo del sector.
Había éste ya aban­donado el campo de batalla, cuando un accidente inútil de re­ferir, arrancoles el laurel de la victoria que empezaban a reco­ger, después de la más sangrienta pelea.
Llamábase José Bernardo Alcedo y vestía el hábito de donado, que lo humilde de su sangre le cerraba las puertas para aspirar a ejercicio de sacerdotales funciones.