Domingo de Soto


Búsquedas relacionadas con Domingo de Soto: Luis de Molina, Francisco de Vitoria

Soto, Domingo de

 
(1494-1560) Teólogo español de la orden de santo Domingo. Asistió al Concilio de Trento (1545-47), donde se distinguió como primer teólogo del emperador, del que fue confesor (1547-50). Como jurista fue una de las figuras más notables del siglo XVI español. Su obra más importante es De iustitia et iure (1558).
Ejemplos ?
Este niño que prometía las mejores esperanzas, fue enviado a Salamanca a seguir sus estudios mayores: allí tuvo por maestros en Teología a los dos más célebres teólogos de su tiempo y Domingo de Soto, y con ellos vivía mas bien como amigo que como discípulo.
Pero la época primera de su celebridad, y acaso de sus desgracias, fue la primera convocación del Concilio de Trento, adonde concurrió en calidad de Teólogo, en compañía del ilustre Domingo de Soto.
Francisco de Vitoria y Fr. Domingo de Soto y después en Sigüenza y Toledo, el rey lo elige para que asista al Concilio de Trento en sus sesiones últimas, que se comenzaron a 18 de enero de 1562, y se acabaron el 4 diciembre de 1563, que fueron las sesiones 17 y siguientes, hasta la última, en que se dio fin al Concilio.
En virtud de la segunda ley de Newton (que se remonta a los trabajos del dominico español Domingo de Soto), toda aceleración estaba causada por la aplicación de una fuerza exterior.
La mayoría de los teólogos posteriores han defendido que el episcopado no sería un orden distinto del presbiterado. Así por ejemplo: Juan Capreolo, Francisco Silvestre de Ferrara, Domingo de Soto, Gonet, Billuart, Billot, Hugon y Batiffol.
Los nombres que merecen destacarse por sus contribuciones son Domingo de Soto O.P., Diego Laínez S.J., Alfonso Salmerón S.J., Reginaldo Pole, Jerónimo Seripando O.S.A., Melchor Cano O.P.
Participaron, entre otros, Domingo de Soto, Bartolomé de Carranza y Melchor Cano (que para la segunda parte del debate tuvo que ser sustituido por Pedro de Lagasca, pues él partió al Concilio de Trento).
Algunos de sus profesores fueron Hernán Núñez, el Pinciano de griego, Francisco de Toledo (antes de ingresar en la Compañía de Jesús) de Filosofía y Domingo de Soto O.P.
Diego tras aprender el latín con el maestro Alonso Almofara, marchó en 1527 a estudiar en la Universidad de Salamanca derecho canónico con Martín de Azpilicueta y teología con Francisco de Vitoria y Domingo de Soto.
Miguel de Medina fue el Apologeticum (1558) en defensa del franciscano Juan Wild Fero y refutando a Domingo de Soto; la polémica entre Soto y Medina duró años.
14, punto 4° de las Constituciones), el Doctor místico Juan de la Cruz (que emplea constantemente sus principios para explicar los mecanismos espirituales), el cardenal Tomás Cayetano, Francisco de Vitoria y Domingo de Soto.
Nacido en una familia humilde de Segovia, estudió el bachillerato en el Instituto Andrés Laguna, posteriormente Magisterio en la Escuela Normal y, más tarde, Geografía e Historia en el Colegio Universitario Domingo de Soto de la misma capital, para terminar la Licenciatura en la Universidad Complutense de Madrid.