Demetrio de Falero

Demetrio de Falero (Demetrios ho Phalereus)

 
(345-283 a C.) Orador y político griego. Escribió obras de retórica (perdidas).
Ejemplos ?
C.) Alejandro de Afrodisias (c. 200 d. C.) Demetrio de Falero (350-282a. C.) Licón de Tróade Estratón de Lampsaco (340-268 a. C.) Aristóxeno (siglo IV a.
Solón quiso que los de los atenienses fuesen construidos dentro de tres días por diez hombres. Demetrio de Falero proscribió el lujo de las columnas y determinó la capacidad de los sepulcros.
103 Por Plutarco sabemos que se trasladó entonces a Atenas, donde se escapó por poco de ser juzgado por impiedad como otro nuevo Sócrates ante el Areópago gracias a la intercesión de Demetrio de Falero; Diógenes Laercio, ii.
En el n.º 9, Schopenhauer recomienda perseguir el ideal de la autarquía siguiendo el omnia mea mecum porto («todo lo mío lo llevo conmigo») de Demetrio de Falero.
Artemidoro citará a varios autores: Demetrio de Falero, Antípatro, Alejandro de Mindo, Febo de Antioquía, Artemón de Mileto, Paníasis de Halicarnaso, Nicóstrato de Éfeso, Apolonio de Atalia, Apolodoro de Telmeso y Gémino de Tiro.
C., el tirano Demetrio de Falero ordenó, un censo general del Ática que aporta las cifras siguientes: 21.000 ciudadanos, 10.000 metecos y 400.000 esclavos.
No se puede hablar propiamente de Demetrio de Falero como bibliotecario, ya que la biblioteca como tal fue fundada tras su muerte.
En el año 318 a. C., Casandro de Macedonia designó a Demetrio de Falero como gobernador de Atenas. Demetrio decretó un conjunto de leyes, conocidas, de modo fragmentario, a través de obras literarias posteriores.
Finalmente, a finales del siglo, Demetrio de Falero abolió las dos más importantes liturgias atenienses, la trierarquía, devenida inútil como consecuencia de la retirada de Atenas de la escena internacional después de su derrota de 322 a.
Del resto sólo quedan fragmentos escogidos más o menos por su valor gnómico. Favorecido por Demetrio de Falero (317-307 a. C.), cae en desgracia con Demetrio Poliorcetes y Lácares.
Durante el gobierno de su amigo y protector Demetrio de Falero, alcanzó su máximo encumbramiento y los años 317-317 fueron los más prósperos de su vida.
Entra en Atenas, expulsa a Demetrio de Falero, el gobernador de Casandro que gobernaba desde hacía 10 años, y proclama de nuevo la libertad de las ciudades griegas.