Danaides

Danaides (Danaídes)

 
f. pl. mit. Nombre de las cincuenta hijas del rey Dánao, a las cuales ordenó su padre que matasen a sus esposos.
Ejemplos ?
Obedecí a la harpía, y comprendiendo que me envenenaba, comí de aquellas porquerías grasientas. Era el tonel de las Danaides; cuanto más tragaba, más me ponía en el plato.
Y á todos los buenos les pareció que había dicho bien, y no habló luego ningún otro. Pero se adelantó tu hermano, y dijo: «¡Oh vosotros, los que poseéis la tierra de Inaco, pelásgicos otrora y Danaides después!
¿Dividir siempre para no encontrar nunca la última parte? Parece que la noción del infinito está en el fondo del tonel de las Danaides.
¿Se ha sabido alguna noticia de los enemigos que inquiete á la ciudad de las Danaides?» Y me contestó: «¿No ves a Orestes, que viene aquí a combatir por su vida?» En efecto, veo este inesperado espectáculo (¡y pluguiera a los Dioses que no lo hubiese visto nunca!): Pílades y tu hermano llegan juntos, el uno triste y lánguido por culpa de su mal, y el otro, como un hermano, participando de los dolores de su amigo y calmando sus sufrimientos como si de un niño se tratara.
EL CORO ¿Por qué alzas la voz, ¡oh venerable!? Porque todavía te queda este nombre en la ciudad de las Danaides. ELECTRA Vuélvanse unas de vosotras hacia la carretera, y otras hacia el camino de la morada.
La huida había sido aconsejada por Atenea, y como muestra de agradecimiento, las danaides edificarían en Argos un templo en su honor.
Así, según unos, asesinaría al propio Dánao, mientras que otras veces, se cuenta que mataría a las cuarenta y nueve danaides, así como a su suegro.
Los nuevos maridos de las danaides pasarían a llamarse dánaos, y su descendencia constituiría el pueblo de los dánaos, que habitarían en la región de Argos.
24 6 Solis de Piano, Op. 25 Symphonie-Sonate in E flat major, Op. 27 Le Danaides, Fantaisie, Op. 28 Nord et Sud, 2 Nocturnes, Op.
Saqué la levita negra, la que estrené en la reunión del Circo de Price, cuando Martos dijo aquello de «traidores como Sagasta» y el difunto Mata habló del cubo de las Danaides.
Cinco generaciones más tarde, cincuenta doncellas (las danaides) regresarán a Argos y matarán a sus esposos excepto a uno de ellos.
Quizá con esta apreciación los clásicos quisieron hacernos ver que su lucha era una continuación de la que mantuvieron sus antepasados: su bisabuelo Dánao (padre de las cincuenta danaides) y su bisabuelo Egipto, también padre de cincuenta hijos, aunque éstos eran todos varones.