Ejemplos ?
Las jembras toas, y entre toas y salgan las que puean, son malinas, pero que mu malinas, y pa ganarlas sa menester saber más que Merlín, y estar ya desengañaos de que son jierro con la cera, y cera con el jierro, y tú no has salío entoavía, pa con ella, de mantequilla de cacao, y lo que sa menester pa que tu Lola, que no es mala, pero que tiée por cabeza dos docenas de cascabeles, se ponga en su sitio, es que tú te estires y te metas el corazón por debajo del contrafuerte y le des a su tiempo una de cal y dos de arena...
-Pos siendo asín, yo le prometo a usté con toas las veras de mi arma no arrimarme allí ni manque me den una bula. -No; lo que yo quiero es que me des tu palabra de hombre de no arrimarte allí jasta que yo te avise.
Sócrates: ¿En qué tiempo creías tú ignorarlo? Míralo, hecha cuentas; tengo mucho miedo que no des con ese tiempo. Alcibíades: En verdad, Sócrates, no puedo decírtelo.
Ángulo en un segmento es el ángulo que cuando se determina un punto sobre una circunferencia del segmento y se dibujan rectas des del punto hasta los extremos de la recta que es la base del mismo segmento, está comprendido por las rectas dibujadas.
Si una recta toca a un círculo, y se dibuja una recta des del centro hasta el punto de contacto, la recta dibujada será perpendicular a la tangente.
Si una recta toca a un círculo, y des del punto de contacto se dibuja una línea recta formando ángulos rectos con la tangente, el centro del círculo estará contenido en la recta dibujada.
Como poseedor del mismo, Claude Frollo era uno de los siete veintiún señores con pretensiones a ese feudo sobre París y sus arrabales y durante mucho tiempo ha podido verse su nombre, inscrito en calidad de tal, entre el hotel de Tancarville, perteneciente al señor François le Rez, y el Colegio de Tours, en el cartulario de Saint-Martin-des-Champs.
Nada más injusta y calumniosa que la versión, ya felizmente casi desmonetizada, del antiporteñismo cerril y sistemático del Jefe de los Orientales. Oligarcas inescrupulosos la inventaron para poder des fraudar arteramente al incauto y buen pueblo de Buenos Aires.
Y cuál no sería la sorpresa del tlacuachito, ahora humilde y escarmentado, al escuchar que el ocelote decía frente a una enorme cueva: -Padre TLALOCTLI, vengo a que me des licencia para comerme a tus hijos.
A través de ellos y de su des-construcción, se puede realizar una verdadera práctica global y creativa de las competencias de comunicación de los educandos y de su reconstrucción y construcción en objetos-lenguaje; aterrizar su voluntad de saber, crecer y madurar personal y socialmente.
Las corporaciones, funda ciones o so ciedades civiles en cualqui era de lo s si guientes casos: a) est én integ radas o se co nformen mayoritariamente con cu alquiera de lo s organismos y entida des señaladas e n los números 1 al 6 de de este a rtículo o...
El propio Blake había leído algunos de ellos: una versión latina del execrable Necronomicon, el siniestro Liber Ivonis, el abominable Cultes des Goules del conde d'Erlette, el Unaussprechlichen Kulten de von Junzt, el infernal tratado De Vermis Mysteriis de Ludvig Prinn.