Ejemplos ?
Existen numerosos repelentes químicos. Los que ampliamente han demostrado su eficacia son los compuestos a base de DEET. Este compuesto es ampliamente recomendado en zonas de riesgo de transmisión de enfermedades por picadura de mosquito.
Utilizar repelente contra insectos con los siguientes ingredientes activos: DEET Icaridina Aceite de eucalipto de limón o mentoglicol (PMD) IR3535 Seguir siempre las instrucciones de los productos y reaplicar como se indica: Si se utiliza un protector solar, aplicar primero el protector solar, dejar secar y luego aplicar el producto repelente.
Rociar al perro con tratamientos con N,N-Dietil-meta-toluamida, conocida como DEET y el icaridina pueden ser convenientes para este fin, sin embargo, solo tienen un efecto a corto plazo.
En casos de brotes, se precisa incrementar la prevención, evitándose la picadura de los mosquitos transmisores mediante puesta en práctica de controles ambientales PEMDS. Los repelentes son de utilidad, respetando las instrucciones de uso, sobre todo los que contengan NNDB, DEET o permetrina.
El DEET puede actuar como un disolvente y, por tanto, puede llegar a estropear algunos plásticos (rayon, spandex) y superficies pintadas o barnizadas.
Inicialmente fue pensado como un pesticida agrícola, pero fue especialmente útil durante la Guerra de Vietnam. El DEET es, a temperatura ambiente, un líquido ligeramente amarillento.
La N, N -Dietil- meta -toluamida, conocida como DEET, es el ingrediente más habitual de los repelentes de insectos. Se usa aplicándolo sobre la piel o la ropa a la hora de evitar las picaduras de artrópodos.
El DEET fue inicialmente desarrollado por el ejército estadounidense para solucionar los problemas que tuvieron sus soldados en la jungla durante la Segunda Guerra Mundial.
En personas que han estado expuestas de modo muy prolongado al DEET se ha visto un aumento de casos de insomnio. Por precaución, se suele recomendar evitar su uso en niños menores de dos años.
Los fabricantes de este producto siempre advierten que no se debe aplicar sobre la piel si hay alguna herida. Además, el DEET puede irritar la piel y en algunas personas se han visto reacciones muy exageradas.
Los productos que contienen DEET se usan ampliamente hace muchos años, pero se los ha asociado a efectos sobre la salud. Los efectos notificados con mayor frecuencia son reacciones de la piel (especialmente a concentraciones de DEET de 50% o superiores) e irritación de los ojos.
Los repelentes que se comercializan para uso del consumidor contienen el componente activo DEET (N,N-dietil-m-toluamida), permetrina, o aceites vegetales.