Corán


También se encuentra en: Sinónimos.

Corán

(ko'ɾan)
sustantivo masculino
libro sagrado de la religión musulmana El Corán contiene las revelaciones de Dios a Mahoma.
Traducciones

Corán

Koran

Corán

Coran

Corán

Corão, Alcorão

Corán

corano

Corán

korán

Corán

Koranen

Corán

Koran

Corán

Koraani

Corán

Kuran

Corán

コーラン

Corán

코란

Corán

Koran

Corán

Koranen

Corán

Koran

Corán

koranen

Corán

คัมภีร์โกหร่าน

Corán

Kuran

Corán

kinh Koran

Corán

可兰经, 古兰经

Corán

古蘭經

Corán

הקוראן

Corán

SMKoran
Ejemplos ?
33.- El Corán es la palabra de Alá, vino de Él como discurso, y no hablamos sobre el cómo, lo descendió a Su Mensajero como revelación.
Azerbaijan y Mahomet eran nativos de Tánger, pero el azar de los negocios los había arrastrado hasta Colombo, donde, siguiendo el ejemplo de la comunidad musulmana, se dedicaron a combinar el ejercicio de la usura con la explotación de campos de arroz y fumaderos de opio. Claro está que no podían jurar sobre el Corán que el dinero con que iniciaron sus negocios había sido honradamente adquirido.
«HASSAN-BEN JUSSEF.» = Manos-gordas quedó profundamente preocupado con la nueva lectura de este documento, no por las máximas morales y por las espantosas maldiciones que contenía, pues el pícaro había perdido la fe en Alah y en Mahoma de resultas de su frecuente trato con los cristianos y judíos de Tetuán y Ceuta, que, naturalmente, se reían del Corán, sino por creer que su cara, su acento y algún otro signo musulmán de su persona le impedían trasladarse a España, donde se vería expuesto a muerte segura tan luego como cualquier cristiano o cristiana descubriese en él a un enemigo de la Virgen María.
(Transmitido por Muslim) Relató Abu Malik Al-Hariz Ibn 'Asim al-Ash'ariy que el Mensajero de Alá dijo: “At-Tuhur (la purificación) es la mitad de la fe (Imáan), decir Alhamdulillah (La alabanza pertenece a Alá) llena la balanza, decir Subhanallah y Alhamdulillah (glorificado sea Alá y la alabanza pertenece a Alá), llenan el espacio entre el cielo y la tierra, la oración es luz, y la caridad es una prueba a tu favor, la paciencia es luminosidad, el Corán es un argumento a favor tuyo o en tu contra.
Nadie sabe la alegría que le espera como recompensa por lo que hicieron” (Corán 32:17) Y dijo: “¿Quieres que te informe sobre la cima del asunto, su pilar y su cúspide?”.
-Alá, decía, descubre el negro escarabajo en la piedra negra de la negra roca. ¿No dice así el Corán?- preguntó, y tradujo al latín el nombre del insecto, describiendo su especie y su naturaleza.
Baba, que tal se llamaba el desarrapado, volvió a batir durante unos instantes el fondo de su tambor, y prosiguió: -En nombre del Clemente, del Misericordioso, escuchad la palabra del Corán a través de los labios de un ciego: "Nada hay tan loable como elevar la voz para convencer a los hombres y exclamar: Yo soy un buen musulmán." Os habla un árabe morigerado, que jamás bebió vino ni mordió carne de puerco.
Tales disparates pensaba muy secretamente y con temor oscuro, porque no había podido olvidar ciertos versículos del Corán que en su infancia le habían valido buenas tundas de palos en la planta de los pies, y el Corán estaba incrustado en su vida, y no dejaba de comprender que estaba acercando su vida a una peligrosa playa ignorada.
Frente a él, en una pequeña mesa laqueada de rojo, se veían algunos coranes forrados de pieles teñidas de diferentes colores, y a otro costado algunos pliegos de pergamino auténtico, con pequeñas bolsas de cuero rojo encima. -Llevad un versículo del Corán, que os libra de enfermedades, falsos testimonios, aojamiento, muerte de ganado...
en el teatro. Bien dice el Corán cuando dice que la mujer es el camello que Dios concedió al hombre para atravesar el desierto de la vida.
El cadí, con voz cansada dio noticias: -Tu madre estuvo enferma, pero bebió leche hirviendo en la cual había bañado una hoja del Corán, y su salud se restableció.
A la edad de 40 años durante uno de sus retiros espirituales, Muhammad recibió la primera revelación de Dios a través del Ángel Gabriel. El conjunto de esta Revelación, que continuó durante 23 años, se conoce con el nombre de ‘El Corán’.