Coplas de Mingo Revulgo

Mingo Revulgo, Coplas de

 
lit. Composición poética de la segunda mitad del s. XV. Consta de 32 coplas de carácter político-social y satírico.
Ejemplos ?
Otras obras que se le han adjudicado a Rodrigo Cota son las Coplas de Mingo Revulgo, las Coplas del Provincial y, especialmente, el primer acto de La Celestina, según el propio Fernando de Rojas.
Para completar el panorama de la poesía de esta época, se pueden añadir otras obras muy diversas en su forma y géneros: las Danzas de la muerte; la poesía satírica, como las Coplas de Mingo Revulgo o las Coplas de la panadera; los poemas de debate, que dan forma dramática a la confrontación de dos o más puntos de vista sobre un tema.
Entre las obras que salieron de la imprenta de Fadrique destacamos: Glosa a las Coplas de Mingo Revulgo de Fernando del Pulgar, De las alabanzas de España de Lucio Marineo, Muestra de las antigüedades de España y la Gramática en lengua castellana de Antonio de Nebrija, una edición de las Fábulas de Esopo y una edición de las Bucólicas de Virgilio, obras clásicas de gran importancia para la época renacentista que estaba ya en puertas.
Ejemplos de esta tendencia del sayagués como lenguaje villanesco pueden encontrarse en obras de autores como Lope de Rueda, de Juan del Enzina y en obras como las Coplas de Mingo Revulgo o en el propio “Don Quijote de la Mancha” cuando Sancho dice: Respecto a esta última cita de El Quijote, destacan los comentarios que sobre el sayagués publicó Bastús y Carrera en 1834, cuando escribió que: La generalización y consolidación del sayagués inventado o sayagués literario nos lleva a que el mismo respondiera a unas características comunes y generalizadas que Alonso Hernández sintetizó en: Utilización de arcaísmos (her, do, ansí).
Fue un texto muy popular; aparte de la decena larga de cancioneros manuscritos que lo contienen, el testimonio impreso más antiguo parece ser el Cancionero General de Hernando del Castillo (Valencia: Cristóbal Coffman, 1511) y sus reimpresiones (Toledo: Ramón de Petras, 1527 y Amberes: Philippo Nucio, 1573), así como pliegos sueltos burgaleses del siglo XVI (por ejemplo, Burgos: Imprenta de Juan de Junta, 1550 y Burgos, Felipe de Junta, entre 1565 y 1570) Se trata de una sátira política en verso, género que, además de Gómez Manrique, cultivaron otros autores de la época como su tío el Marqués de Santillana con su Doctrinal de privados, Juan Álvarez Gato y Hernán Mexía, así como obras anónimas como las Coplas de la Panadera y las Coplas de Mingo Revulgo.
Hay que mencionar además a numerosos autores de la llamada lírica cancioneril del siglo XV, entre ellos los anónimos redactores de las Coplas del provincial, de las Coplas de Mingo Revulgo y de las Coplas de la panadera; fue especialmente fuerte una sátira política como Querella de la Gobernación de Gómez Manrique, auténtico lamento por el desgobierno de Castilla en el siglo XV.
Sin embargo, su obra de mayor éxito fue la Glosa a las coplas de Mingo Revulgo, cuya primera edición parece ser la de Fadrique de Basilea en Burgos, alrededor de 1485, en cuarto.
La crónica intenta en parte alabar los logros de la reina, pero también entremezcla los hechos con su experiencia y críticas personales para examinar las cualidades y deberes del buen monarca. También glosó las Coplas de Mingo Revulgo (Burgos, ¿1485?).
Se funden en ella villancicos, romances y elementos líricos populares; el citado excursus se extiende en criticar la situación del reino en vida de Enrique IV y se ha relacionado muy estrechamente con las anónimas Coplas de Mingo Revulgo, por lo que algunos autores han querido atribuirle esta obra con bastante más fundamento que a otros.
Véase en este sentido la obra de Rodrigo de Reynosa (o Rodrigo de Reinosa) reproducida en lenguaje de germanías, "Coloquio entre la Torres-Altas y el rufián Corta-Viento, en dialecto jácaro" pero pueden encontrarse en la utilización de hablas locales zamoranas y salmatinas en obras de autores como Lope de Rueda, de Juan del Enzina y en otras obras como las Coplas de Mingo Revulgo.
Ejemplos de esta tendencia al empleo del lenguaje villanesco como recurso cómico, la encontramos también repetidamente en la literatura picaresca, así en la utilización de la lengua de germanías en el Rinconete o en el Guzmán de Alfarache, pero pueden encontrarse en la utilización de hablas locales zamoranas y salmatinas en obras de autores como Lope de Rueda, de Juan del Enzina y en otras obras como las Coplas de Mingo Revulgo.