Constitución de 1978

Constitución de 1978

 
hist. Constitución aprobada en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Con ella, España se constituyó en monarquía parlamentaria. Se reconocen todos los derechos individuales y democráticos, la separación de poderes y la supremacía del legislativo. Garantiza el derecho a la autonomía a todas las regiones y nacionalidades.
Ejemplos ?
Exposición de Motivos Aún cuando la Constitución de 1978 establece una organización territorial del Estado en la que no figuran mencionadas expresamente las comarcas, dos preceptos de la misma, los artículos 141.3 y 152.3, se refieren a ellas sin nombrarlas.
En este itinerario histórico constituyen hitos destacados, entre otros, la Mancomunidad de 1914, la recuperación de la Generalitat con el Estatuto de 1932, su restablecimiento en 1977 y el Estatuto de 1979, nacido con la democracia, la Constitución de 1978 y el Estado de las autonomías.
Este criterio trata de evaluar si se reconoce la crisis de la monarquía parlamentaria, las políticas reformistas emprendidas durante la Segunda República, el Franquismo, el desarrollo económico y la transición política hasta la Constitución de 1978 y la consolidación del Estado democrático, en el marco de la pertenencia de España a la Unión Europea.
La exposición de un tema –«Situación de la religión en el marco de los acuerdos internacionales ratificados por España y de la Constitución de 1978»– permite valorar los conocimientos que se tiene sobre el mismo, la capacidad de organización y la expresión.
Con la monarquía parlamentaria y la Constitución de 1978, Málaga saludaría al nuevo siglo como un notable centro cultural, demográfico y económico del Sur español y del Mediterráneo, siendo la ciudad con mayor actividad económica de toda la CC.AA.
La Constitución de 1978 reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las distintas nacionalidades y regiones en su artículo 2, relacionando el principio con la unidad de la Nación española y la solidaridad entre las comunidades autónomas que la compongan.
Por su parte, el "padre" de la Constitución de 1978, Miguel Herrero de Miñón, no dudaba sobre la legitimidad de la propuesta, aunque sugería una serie de cambios (apenas 10 artículos) para aclarar las dudas sobre la supuesta inconstitucionalidad del texto.
Con la instauración de la democracia en España y la promulgación de la Constitución de 1978, se dio comienzo a una nueva etapa del Ministerio Fiscal al reconocerse de un modo expreso al órgano en el artículo 124 del texto fundamental.
Un 32% de la población habla euskera. Este porcentaje, debido a los cambios políticos después de la constitución de 1978, va creciendo.
La Constitución de 1978 considera al estado como aconfesional y el nuevo Concordato, o acuerdos de 1979, ya no recoge tal prerrogativa, que quedó eliminada a través del Acuerdo de 1976.
Tras una Asamblea Nacional Constituyente en 1998, la cual tuvo el mandato de revisar y modificar la Constitución de 1978, se realizaron elecciones generales en las que fue elegido presidente Jamil Mahuad Witt, del Partido Democracia Popular (hoy Unión Demócrata Cristiana).
En el caso de España la vigente Constitución de 1978 declara en el artículo 3 que el castellano es la «lengua española oficial del Estado», y que «las demás lenguas españolas serán también oficiales en las respectivas Comunidades Autónomas de acuerdo con sus Estatutos».