Constanza

Constanza

 
Distrito y c. de Rumania. (V. Constanţa.)

Constanza (Konstanz)

 
C. del SO de Alemania, en el estado de Baden-Württemberg, a orillas del lago de su nombre; 61 600 h. Constituye un enclave en territorio suizo.
Traducciones

Constanza

Constanze, Konstanz

Constanza

Constance

Constanza

SFConstance
Ejemplos ?
Paciencia. Debe saber mis relaciones con Constanza Nordenflicht. No es del caso entrar en historia tan desagradable y en que tendría que hacer yo mismo mi panegírico.
Curval, mientras la posee por detrás, quiere besar el pecho de Constanza y en el momento de eyacular le arranca el pezón con los dientes, pero corno la curan inmediatamente se asegura que esto no hará ningún daño a su fruto.
Que las cuatro esposas están repudiadas, que Julia, no obstante, ha hallado piedad junto al obispo, quien la ha tomado en calidad de sirvienta, pero que Alina, Adelaida y Constanza se hallan sin refugio, exceptuando no obstante a esta última: se ha permitido a la Duelos que la albergue con ella porque se quiere conservar su fruto.
A todos sus atractivos Constanza añadía un espíritu justo, agradable y más elevado de lo que podía esperarse de la triste situación en que la había colocado la suerte y cuyo horror ella sentía completamente, y con una sensibilidad menos delicada hubiera sido sin duda más feliz.
Abrióle con priesa el corregidor y leyó que decía: Llamábase la niña doña Constanza de Azevedo y de Meneses; su madre, doña Guiomar de Meneses, y su padre, don Fernando de Azevedo, caballero del hábito de Calatrava.
Para comodidad del lector, recapitulemos la situación basada en el convenio: El duque, padre de Julia, se convirtió en el esposo de Constanza, hija de Durcet.
Al decir esto, el mozo, instintivamente, y al parecer buscando un punto de comparación, dirigió la vista hacia el pide de Constanza que asomaba por debajo del brial, calzado de un precioso chapín de tafilete amarillo, pero como al par de Esteban bajasen también los ojos de don Dionís y algunos de los monteros que le rodeaban, la hermosa niña se apresuró a esconderlo, exclamando con el tono más natural del mundo; ¡Oh no!; por desgracia, no los tengo yo tan pequeños pues de este tamaño sólo se encuentran en las hadas cuya historia nos refieren los trovadores.
Durcet, padre de Constanza, se convirtió en el esposo de Adelaida, hija del presidente; El presidente, padre de Adelaida, se convirtió en el esposo de Julia, hija mayor del duque.
Pues no paro aquí la cosa, continuó el zagal, cuando Constanza hubo concluido, sino que otra vez, habiéndome colocado en otro escondite por donde indudablemente habían de pasar los ciervos para dirigirse a la cañada, allá al filo de la medianoche me rindió un poco el sueño, aunque no tanto que no abriese los ojos en el mismo punto en que creí percibir que las ramas se movían a mi alrededor.
El duque, aquella noche, repudia a Constanza, que cae en el mayor descrédito; sin embargo, se le tienen consideraciones a causa de su preñez, sobre la cual tienen proyectos.
De los primeros en comenzar a reír y de los últimos en dejarlo, fueron don Dionís, que a pesar de su fingida circunspección no pudo por menos que tomar parte en el regocijo, y su hija Constanza, la cual cada vez que miraba a Esteban todo suspenso y confuso, tornaba a reírse como una loca hasta el punto de saltarle las lágrimas a los ojos.
Cuatro o cinco ataques del duque marchitaron pronto todas las gracias, y Constanza, después de su matrimonio, pronto no fue más que la imagen de un hermoso lirio que la tempestad acaba de tronchar.