Constantinopla

Constantinopla (Kōstantinoúpolis)

 
Nombre antiguo de la c. turca de Estambul. Está situada a orillas del Bósforo, en el punto en que este desemboca en el mar de Mármara. Su importancia reside en su situación estratégica, paso entre Europa y Asia. Antigua colonia griega (Bizancio), Constantino la hizo capital del Imperio romano; lo fue después del de Oriente, y al conquistarla los turcos (1453), pasó a serlo del Imperio otomano hasta la proclamación de la República turca (1923), en que la capitalidad fue trasladada a Ankara.
Traducciones

Constantinopla

Konstantinopel

Constantinopla

Constantinopla

Constantinopla

SFConstantinople
Ejemplos ?
Concilio de Efeso, actio 3. 107. Concilio de Constantinopla III, actio 18. 108. Fórmula de profesión de fe católica, post epist.26 ad omnes episc.
D. Alfonso, fijo del Rey Johan, Emperador de Constantinopla, y de la Emperatriz Doña Berenguela, Conde Do, vasallo del Rey, cf. D.
Merced a estos y otros ensayos, merecí la altísima honra de que el polaco Sartorius me enviase más tarde a Constantinopla, a ver lo que pasaba por allí durante la guerra de Crimea.
Fo por Constantinopla semnado el roido El burgés don Valerio commo era venido: Plógoli al iudio, tóvose por guarido, E vido que doblarie el aver acreido.
por boca de León», sentencia a la que la voz del tercer concilio de Constantinopla respondió como un eco: «El soberano Príncipe de los apóstoles combatía al lado nuestro, pues tenemos en nuestro favor su imitador y su sucesor en su Sede...
En la del año 472 lanzó tan abundantes cenizas, que oscurecieron el cielo, y llegaron, impulsadas de un recio poniente, hasta Constantinopla.
León el Grande anuló los actos del conciliábulo de Efeso; Dámaso rechazó el de Rímini; Adriano I el de Constantinopla; y el vigésirno octavo canon del concilio de Calcedonia, desprovisto de la aprobación y de la autoridad de la Sede Apostólica, ha quedado, como todos saben, sin vigor ni efecto.
Puede consultarse también en: Dvornik, Francis, La separación entre Roma y Constantinopla en 1054 y el acontecimiento del 7-XII-1965, en: «Concilium» 17 (1966) 484-504.
Como detalle curioso contaré que en 1887 fue ofrecido a un editor de Constantinopla el original de una traducción armenia; pero el buen editor no se atrevió a lanzar un folleto con el nombre de Marx a la cabeza y propuso al traductor publicarlo como obra original suya, a lo que éste se negó.
Todo lo que la relajación y la corrupción tienen de más vergonzoso: la traición, el asesinato y el veneno; el concurso de todos los crímenes más atroces, he allí lo que forma la historia de Constantinopla; he allí la fuente pura de donde nos han emanado las luces con que nuestro siglo se glorifica.
El libro de los Apóstoles, la moral de Jesús, la obra divina que nos ha enviado la Providencia para mejorar a los hombres, tan sublime, tan santa, es un diluvio de fuego en Constantinopla, y el Asia entera ardería en vivas llamas, si este libro de paz se le impusiese repentinamente por Código de religión, de leyes y de costumbres.
Estuvo aquí algunos días con su amo, que iba a visitar el sepulcro de Mahoma, que está en la ciudad de Almedina, y al tiempo de la partida cayó Ricardo muy enfermo y indispuesto, que su amo me lo dejó, por ser de mi tierra, para que le curase y tuviese cargo dél hasta su vuelta, o que si por aquí no volviese, se le enviase a Constantinopla, que él me avisaría cuando allá estuviese.