Concilio de Vienne


Búsquedas relacionadas con Concilio de Vienne: Concilio de Constanza, Concilio de Trento

Vienne, Concilio de

 
catol. XV Concilio ecuménico de la Iglesia católica. Convocado y presidido por Clemente V (1311-12), decidió la supresión de la Orden de los Templarios.
Ejemplos ?
Presionado por el rey francés, Clemente convoca en 1308, mediante la publicación de la bula Regnums in coelis el Concilio de Vienne que, celebrado entre octubre de 1311 y mayo de 1312, alumbrará la bula Vox in excelso por la que se suprimía la orden templaria: En 1309 Clemente V traslada la sede papal de Roma a la ciudad de Aviñón, que entonces no era territorio francés sino que pertenecía al Reino de Nápoles, que a su vez era vasallo de la Iglesia.
Según menciona Ferrer i Mallol, desde el Concilio de Vienne en 1311, la iglesia censuró que en los reinos cristianos con vasallos moros, se mantuviese la práctica de invocar librmente el nombre de Alá desde los minaretes para acudir a la oración.
El término «baphomet» es poco conocido en sí mismo, y si lo es se debe, casi exclusivamente, a la aparición de un término similar en el proceso que sirvió para aniquilar la Orden del Temple o Caballeros Templarios, una antigua Orden religiosa católica, en 1307 y para suspenderla sine die por el papa Clemente V en el Concilio de Vienne de 1314.
Poco antes del Concilio de Vienne, el expediente se diluyó por la desaparición de algunos testigos, con lo que se sobreseyó el caso, dejando en libertad al castigado obispo, que no llegaría a ocupar ninguna diócesis más y moriría unos meses más tarde.
Incluso el concilio de Vienne de 1311-1312 se ocupó de estas cuestiones, investigación que cristalizó en la declaración papal de la Regla franciscana, Exivi de Paradiso.
30 de diciembre de 1308: Clemente V escribe a Jaime II de Aragón urgiendo la captura de los últimos templarios que aún resisten y su entrega a los respectivos obispos para ser interrogados, designando como delegado a Beltrán, prior de San Casiano de Beziers. 3 de abril de 1312: Bula Vox in Excelso, aprobada en la segunda sesión del Concilio de Vienne: 2 de mayo de 1312.
El obispo de Utrecht, Guido de Avesnes, tío del conde Guillermo, asistió al Concilio de Vienne, en el que, a instancia de Felipe el Hermoso, se disolvió la Orden del Temple.
La monarquía francesa reaccionó poniendo en marcha un verdadero mecanismo de chantaje que obligará seguidamente a Clemente V a dar un paso definitivo durante el concilio de Vienne (1312): al no poder oponerse a la voluntad de Felipe IV el Hermoso, rey de Francia, que imponía la eliminación de los Templarios, el papa, una vez escuchado el dictamen de los padres conciliares, decidió suprimir la orden «con norma irreformable y perpetua» (bula Vox in excelso, 22 de marzo de 1312).
Antes de la sentencia contra los templarios en el Concilio de Vienne y la persecución de la que fueron objeto por parte del rey Felipe IV de Francia, ya se habían levantado contra ellos diversas acusaciones, especialmente de parte de los obispos locales que no soportaban que la Orden del Temple estuviera sometidos a la jurisdicción papal y no a la suya.
En esas mismas fechas, el papa emite la bula Facians Misericordiam, donde confirma la devolución de la jurisdicción a los inquisidores y emite el documento de acusación a los templarios, con 87 artículos de acusación. Asimismo, emite la bula Regnans in coelis, por la que convoca el Concilio de Vienne.
Esta fiesta no fue reconocida en todas las iglesias latinas hasta el tiempo de Clemente V; durante el Concilio de Vienne (1311) se renovó la constitución de Urbano IV.
Sancho de Castilla falleció en 1312, y algunos historiadores señalan que murió en ese año en su villa de Ledesma por causas naturales, y que el obispo de Salamanca, Fray Pedro, le asistió en su enfermedad final y en sus últimos momentos y celebró sus funerales tras haber acudido al Concilio de Vienne.