Concilio de Basilea

Basilea, Concilio de

 
rel. Concilio convocado en 1431 por el papa Martín V y trasladado por Eugenio IV a Ferrara (1437) y Florencia. Fue disuelto en 1442. Se propuso afrontar la problemática presentada por los husitas.
Ejemplos ?
El nuevo papa Eugenio IV cedió a los deseos del concilio de Basilea y el 31 de mayo de 1433 coronó al emperador Segismundo en Roma.
Igualmente viajó al Concilio de Basilea junto al rey húngaro, y posteriormente cuando éste fue elegido emperador germánico, el noble húngaro estuvo presente en la coronación de Segismundo (tras la muerte del monarca, Juan Hunyadi continuó apoyando al nuevo rey Alberto de Hungría, yerno del fallecido rey).
Después de que Isidoro recibiera financiación de Basilio II, se dirigió a Ferrara y más tarde a Florencia (residencia papal en ese entonces), adonde se movió el concilio para los seguidores de Eugenio IV, a causa de un brote de peste en la primera ciudad, en 1439, a la continuación del Concilio de Basilea.
Una vez concluido el Cisma de Occidente, quiso terminar con el Cisma de Oriente, para lo cual nombró una legación, dirigida por el cardenal español Pedro de Fonseca, que fue a Constantinopla para tratar con el emperador sobre la posible unión de la Iglesia Griega con la Iglesia Católica. Tras la muerte del cardenal por accidente, continuó sus esfuerzos en la convocatoria del Concilio de Basilea.
Fue también embajador de Juan II en el Concilio de Basilea (1434-1436), de donde sacó un emblema y divisa para sus armas (una mariposa tras su blasón y el lema " Mal posa qui mal y pose ", porque obligó a dejar el sillón al embajador de Inglaterra diciendo que no tenía su reino categoría para estar por delante de Castilla, de ahí el lema y emblema citados).
A partir de ese momento el obispo reorienta su política territorial hacia el Jura. La elección contestada de un nuevo obispo en 1436 fue negociada durante el Concilio de Basilea abierto en 1431.
l Formicarius, escrito entre 1435 y 1437 por Johannes Nider durante el Concilio de Basilea y publicado por primera vez en 1475, fue el segundo libro impreso sobre la brujería.
De 1416 a 1419, el abad Estruch, del cual se conserva la lápida sepulcral, fue el sexto elegido directamente por Roma y participó en el Concilio de Basilea.
Recuérdese, por ejemplo, la Embajada a Tamorlán de Ruy González de Clavijo, a Alfonso de Cartagena, delegado español en el Concilio de Basilea entre 1434 y 1439, o a Diego de Valera, quien completara su formación caballeresca en diferentes cortes europeas.
En 1434 Isidoro fue enviado a Basilea por Juan VIII Paleólogo (1425-1448) como parte de una embajada para abrir negociaciones con el Concilio de Basilea.
La introducción del personaje en la corte se produce gracias a la intercesión de Álvaro de Luna, Condestable de Castilla, quien lo recomendó en la casa de Juan de Silva y de Meneses, conde de Cifuentes, alférez mayor de Castilla y embajador de Juan II de Castilla ante el Concilio de Basilea, siendo nombrado en 1435 mayordomo de su casa.
En el ínterin, Constantinopla cayó en manos de los turcos y el Patriarca de Constantinopla se mostró dispuesto a reconocer la supremacía del Papa en el Concilio de Basilea.