Cirene

Cirene

 
Antigua c. del N de África, en la Cirenaica. Llegó a rivalizar con Cartago. Importantes excavaciones.

Cirene

 
División administrativa del NE de Libia, en la Cirenaica mediterránea; 730 km2 y 17 167 h.
Ejemplos ?
Cuan grande el número de las libisas arenas en la laserpiciosa Cirene yace, entre el oráculo de Júpiter flagrante y el sagrado sepulcro de Bato el antiguo, o cuantas estrellas muchas, cuando calla la noche, los furtivos amores de los hombres ven: tantos besos muchos, que tú beses, para el vesano Catulo bastante y de sobra es, los que ni percontar los curiosos puedan, ni fascinarlos con malvada lengua.
21. Y obligaron a uno que pasaba, a Simón de Cirene, que volvía del campo, el padre de Alejandro y de Rufo, a que llevara su cruz.
Partos, medos y elamitas; habitantes de Mesopotamia, Judea, Capadocia, el Ponto, Asia, Frigia, Panfilia, Egipto, la parte de Libia fronteriza con Cirene...
9 Partos y Medos, y Elamitas, y los que habitamos en Mesopotamia, en Judea y en Capadocia, en el Ponto y en Asia, 10 En Phrygia y Pamphylia, en Egipto y en las partes de Africa que está de la otra parte de Cirene, y Romanos extranjeros, tanto Judíos como convertidos, 11 Cretenses y Arabes, les oímos hablar en nuestras lenguas las maravillas de Dios.
Es el momento en que Simón de Cirene, un anciano enteco, envuelto en una capucha, conmovido por las frases de un anciano judío, en hábito de moro, se decide a sostener la cruz.
Cuando le llevaban, echaron mano de un cierto Simón de Cirene, que venía del campo, y le cargaron la cruz para que la llevará detrás de Jesús.
Cuando se hubieron burlado de él, le quitaron el manto, le pusieron sus ropas y le llevaron a crucificarle. 27.32. Al salir, encontraron a un hombre de Cirene llamado Simón, y le obligaron a llevar su cruz. 27.33.
-Yo -explicó el ebanista- me hallaba en mi taller, labrando, por encargo del Pretor, un triclinio, y nada supe hasta que un tumulto de gente pasó por delante y oí el patear de los caballos y un ruido sobre las losas de la calle, como si arrastrasen un leño. Era el Rabí, que porteaba su propia cruz y no tenía fuerzas para soportarla, hasta que le ayudó Simón de Cirene.
(Platón tenía 40 años cuando fue deportado a Sicilia por Dionisio el Viejo, y vendido como esclavo a Egina; después fue rescatado por un hombre de Cirene.
A petición de su madre, Vespasiano siguió la carrera política de su hermano Tito Flavio Sabino; sirvió en el ejército como tribuno militar en Tracia en el año 36. Al año siguiente fue elegido cuestor y sirvió en Creta y Cirene.
Los Hechos de los Apóstoles indican también que las sinagogas que encontraban en cada ciudad existían desde hace numerosos años (Hechos 15:21), y citan muchas, entre ellas las de Cirene y las de Alejandría.
Las zonas de influencia de Cartago y Cirene fueron establecidas después de sangrientas guerras en la parte oriental de la Gran Sirte.