Ceuta

Ceuta

 
Ciudad autónoma española del N de África; 18,50 km2 y 85 000 h. La ciudad se asienta en el istmo de una pequeña península. La red hidrográfica, debido a la morfología del terreno, no es estable. Clima de características mediterráneas. Vegetación de matorral mediterráneo. La economía se centra en la pesca y las ventajas de su puerto franco. Industria conservera. El turismo y el comercio son los sectores que presentan un mayor impulso. La evolución demográfica es creciente debido a la protección de la plaza mediante acuerdos internacionales y al aumento de la importancia comercial de su puerto.
hist. Dominada por fenicios, cartagineses y romanos, a principios del s. VIII se convirtió en base de las expediciones musulmanas a la Península. Conquistada por Portugal en 1415, el territorio fue retenido por España tras la Guerra de Secesión de 1640. Presidio desde 1792, en 1912 inició su recuperación con la instauración del Protectorado español de Marruecos. Después de reclamar durante años el rango de ciudad autónoma, éste le fue concedido en 1994. Aprobó sus estatutos en febrero de 1995, junto con Melilla. En las elecciones del mismo año fue elegido alcalde-presidente Basilio Fernández, del Partido Progreso y Futuro de Ceuta. Tras la dimisión de Fernández (1996), accedió al cargo Jesús Cayetano Fortes Ramos, del Partido Popular (PP). En 1999, una diputada tránsfuga del Partido Socalista Obrero Español (PSOE) permitió a Antonio Sampietro, del Grupo Independiente Liberal (GIL), partido liderado por Jesús Gil, ocupar la presidencia gracias a una moción de censura. En 2001 fue nombrado presidente Juan Jesús Vivas, del PP.
Traducciones

Ceuta

Ceuta

Ceuta

SFCeuta
Ejemplos ?
Disposiciones transitorias Primera : El Gobierno regulará las primeras elecciones a Cortes para constituir un Congreso de trescientos cincuenta Diputados y elegir doscientos siete Senadores a razón de cuatro por provincia y uno más por cada provincia insular, dos por Ceuta y dos por Melilla.
Que trata de unos soldados que según autores contemporáneos tenían bajo rabo como el diablo El 24 de abril de 1814 y en momentos en que se conspiraba en Lima largo y menudo contra la dominación española, nos llegó de Cádiz en el navío Asia el batallón Talavera, compuesto de ochocientos angelitos escogidos entre lo más granado de los presidios de Ceuta, Melilla, la Carraca y otras academias de igual lustre.
Este Estatuto se aplica al personal funcionario y en lo que proceda al personal laboral al servicio de las siguientes Administraciones Públicas: - La Administración General del Estado. - Las Administraciones de las Comunidades Autónomas y de las Ciudades de Ceuta y Melilla.
El Cardenal Tavera, el mismo que labró el magnífico hospicio que se halla en la entrada de Toledo, le dio medios para emprender el sexto viaje. Le hallamos, pues, en Ceuta y de allí caminando a Tetuán.
D. BONIFACIO TUDELA Y GONZÁLEZ, Maestro de Capilla de la Santa Iglesia Catedral de CEUTA. «Mi querido sobrino político: -Solamente a un hombre de tu religiosidad confiaría yo el importantísimo secreto contenido en el documento adjunto.
Desde sus más tiernos años descolló en él una vehemente afición a la náutica, a los viajes y a la astronomía, de tal modo que a los veinticinco años abandonó las cosas de la guerra (en que había dado pruebas de valor indómito, como gobernador de Ceuta que había sido en tiempo de las luchas con los rifeños), y se retiró a los Algarbes, donde, cerca del cabo de San Vicente, extremo occidental de Europa, en un sitio próximo a Sagres, fundó una villa que llamó Terra Naval, y que después llevó el nombre de Villa del Infante.
Vosotros, infelices, que vestidos de paño pardo arrastráis una ca­dena en Ceuta y se os abren las carnes al recordar las terribles palabras de aquel que os acusaba, hubierais sentido asombro al ver al hombre austero como la Ley, inquebrantable como el castigo, indignado como la venganza, pálido ahora, nervioso, pasando las noches inclinado sobre una cuna, estremeciéndose ante una respiración ronca, asfixiada, ocul­tándose en los rincones para quitarse los lentes y pasarse las manos por los ojos gritando con acento desesperado: qPillín..., hijo mío, no te mueras!
CEUTA...
Vuelven los jugadores y se prepara una escena digna de los habitantes de Melilla, Málaga o Ceuta; escena digna de la nobleza de Melpómene y de la inocente y maligna máscara de Talía; escena, en fin, en que es preciso hacer al autor la justicia de conocer bien a fondo el corazón de la clase más apreciable de la sociedad; pero entonces el cielo, que no duerme, se acaba de declarar en favor de la inocencia, y acumula sobre la barraca una gran cantidad de electricidad que atrae una media docena de rayos; ¡pero qué rayos!; en menos de dos minutos se convierte la escena en función de pólvora, que no parece sino que se van a acabar los novillos.
Visitó Ceuta, el Peñón, Melilla, Chafarinas..., y a los cincuenta de su edad, cansado de tourismos, y con buen golpe de onzas entre los pliegues de la faja, acogiose con la Deslumbres, su mujer, y cuatro chorreles de ella habidos, a la faraónica Cava, resucito a vivir en paz absoluta, primero con la Guardia civil: después, por lo que pudiese tronar allí arriba, con Dios.
Había que andar con pies de plomo y resolver de plano. El hombre de Melilla y de Ceuta, el trotador de caminos, el maestro de crímenes y astucias reapareció en el espartero.
El Instituto Nacional de Estadística procederá a la publicación de las cifras de población oficiales de cada uno de los municipios españoles, cuyo resumen provincial y por comunidades autónomas y las ciudades de Ceuta y Melilla, junto con las poblaciones correspondientes a las capitales de provincia e islas, figuran en el anexo.