Cesuras

Cesuras

 
Mun. de la prov. española de La Coruña; 2 703 h.
Ejemplos ?
Los versos están cortados por cualquiera de las cesuras que admite el verso heroico, de forma que una pentemímera pueda juntarse con una continuación anapéstica, o una partición trocaica con un segmento complementario, o siete semipiés con un anapéstico coral o (...laguna...) después de un dáctilo y de un semipié, todo lo que falta al hexámetro.
Torres, localidad del municipio de Calatayud, en la provincia de Zaragoza. Torres, localidad del municipio de Cesuras, en la provincia de La Coruña.
En definitiva, se trata de formar nuevos hexámetros a partir de segmentos de otros coincidentes con alguna de las cesuras. En época tardoantigua fue muy cultivado tanto en lengua latina como griega (reelaborando los versos de Homero) con intención de dar una forma clásica al mensaje cristiano.
La cantidad de variaciones es mucha; teniendo en cuenta las últimas ocho sílabas del período y todos los esquemas combinatorios posibles, hay un número total de combinaciones de 128, sin contar las variantes que pueden introducir la posición de las cesuras; si restringimos las ocho últimas sílabas a seis, las combinaciones son 32.
Los versos de más de once sílabas, denominados compuestos de arte mayor, poseen una cesura interior constante o pausa fijada hacia su mitad, aunque puede haber de hecho hasta tres cesuras.
Galicia A CORUÑA: SEPTENTRIONAL: Abegondo, Ares, Arteixo, Bergondo, Betanzos, Cabana de Bergantiños, Cabanas, Cambre, Carballo, Carral, Cedeira, Cerdido, Cesuras, Coiros, Coristanco, Culleredo, Fene, Ferrol, Laracha (La), Malpica de Bergantiños, Mañón, Miño, Moeche, Mugardos, Naron, Neda, Oleiros, Ortigueira, Oza Dos Ríos, Paderne, Ponteceso, Pontedeume, Sada, San Sadurniño, Valdoviño, Vilarmaior, Cariño, Coruña (A).
Su estructura es ABBAACCA y más raramente ABABBCCB o ABBAACAC con versos dodecasílabos divididos en dos hemistiquios de casi siempre 6 sílabas separados con cesuras de ritmo dactílico: cada sílaba tónica debe estar separada de la siguiente por dos sílabas átonas, de forma que cada verso tenga cuatro ejes rítmicos acentuales: De carácter solemne y elevado, se empleó para la poesía heroica (Comedieta de Ponça, del Marqués de Santillana) y la intelectual, didáctica y moralizadora (Laberinto de Fortuna, de Juan de Mena), si bien la monotonía machacona del ritmo dodecasílabo la fue postergando durante el Renacimiento por estrofas o agrupaciones métricas de endecasílabos más flexibles para ese mismo propósito, como la octava real o los tercetos encadenados.
En general, la cesura cae en el interior de un pie. Algunos versos tienen dos e incluso tres cesuras, por ejemplo, el hexámetro. En principio, la cesura es independiente del sentido, y justamente porque no siempre coincide con él,contribuye a poner de relieve términos que la sintaxis no desligaría.
Es cesura trocaica es la que cae entre las dos breves del tercer dáctilo. Estas dos últimas cesuras han de aparecer juntas o el hexámetro no está correcto.
Existen otras combinaciones de cesuras pero aparecen muy raramente. Los gramáticos antiguos como Servio en su De centum metris clasificaban también otras formas de hexámetro que no se tratan de métrica como se entiende ahora.
La epístola a Diogneto se conoce hoy por las copias de Leiden y Tubinga. A través de ellas se transmite un texto en el que se reconocen dos cesuras.
Supuso el tránsito del clasicismo de arquitectos como Melchor de Velasco Agüero a un barroco caracterizado por una gran riqueza ornamental cuyos primeros y destacados representantes fueron Peña de Toro y Domingo de Andrade. En el siglo XVIII se dio una dualidad de estilos, aunque las cesuras no siempre están claras.