Celia

celia

s. f. Infusión elaborada con trigo, semejante a la cerveza o la chicha.
Traducciones

Celia

Celia

Celia

Celia
Ejemplos ?
Celia: Señora, nada me admira; que en amor no es novedad que se vista la verdad del color de la mentira, ........ ........ ........
Todo el año fueron las mismas. La señorita Celia en primer grado, Clelia en segundo, Coca en tercero. Había primero superior en mi época: ¡mirá si seré vieja!
160 Celia: ¿Lloras? Ana: ………¿Pues no he de llorar, ¡ay infeliz de mí!, cuando conozco que estoy errando y no me puedo enmendar?
210 mi opinión; que a ser mujer, como imaginas, liviana, ni a ti te hiciera este ruego, ni yo tuviera estas ansias. Hablan doña Ana y Celia aparte.
Rosalind (nos dice) es alta y debe llevar una lanza y una pequeña daga; Celia es más pequeña y debe pintarse la cara oscura para parecer tostada por el sol.
En casa de don PedroSalen doña Ana y Celia Ana: Hasta que venga mi hermano, Celia, le hemos de esperar. Celia: Pues eso será velar, porque él juzga que es temprano la una o las dos; y a mi ver, aunque es grande ociosidad viene a decir la verdad, pues viene al amanecer.
¿Se había fijado la madre Gregoria? ¿Era una ilusión de la vista de la madre Celia, con su principio de cataratas? ¿Soñaba la madre Hilaria al asegurar que el año pasado el rosario sólo tenía un diez rojo, y ahora ya era otro diez y las Avemarías?
130 los indicios que tu pecho da de olvidar a don Juan, y no sé por qué el cuidado das en trocar en olvido, cuando ni causa has tenido tú, ni don Juan te la ha dado. Ana: Que él no me la da, es verdad; que no la tengo, es mentira. Celia: ¿De qué manera?
Entonces pagó don Juan tributo a las letras imprimiendo las poesías de su difunta, con este título y subtítulo: Suspiros del corazón. Obras poéticas de la señora doña Celia Monteiro de la Boina.
Broma comenzaba a ser la mía para el padrastrillo. Celia, mi tía mayor, que había concluído de dormir la siesta, cruzó el patio y Alfonso la llamó en silencio con la mano.
550 Amor a don Juan! ¡Ay triste!) Señora, vuestros cuidados siento como es justo. Celia, lleva esta dama a mi cuarto mientras yo a mi hermano espero.
10 si te entras siempre a acostar tú, y le espero sola yo? Ana: Has de saber, Celia mía, que aquesta noche ha fïado de mí todo su cuidado; tanto de mi afecto fía.