Cayetano


Búsquedas relacionadas con Cayetano: san Cayetano
Traducciones

Cayetano

Gaetano
Ejemplos ?
Y después de haber contemplado el panorama penetren los que nos siguen en la venta de San Cayetano...
Poblaciones: San Vicente, Guadalupe, Tepetitán, Apastepeque, Verapaz, Tecoluca, San Cayetano Istepeque, Santa Clara y San Ildefonso.
-Güeno, hombre -dijo Cayetano, encogiéndose de hombros-, no hay que inritarse por tan poquilla cosa, y si tan enjotao estás tú, pos por lo que a mí resperta no se irá al joyo tu Rosalía sin que le cumplas tu juramento.
Conforme le diba diciendo, la Rafaela está por Cayetano y Cayetano está al cabo de la calle de que la chavalilla está rabiando por tener un güen mantón pa los días de repique, y el otro día, al enterarse de que la señá Trini la Petaquera quería vender el suyo que, según ella, le costó a su hombre cuando se casó, cerca de cien machacantes, pos Cayetano se fué a verla, a ver si podía jincarle el diente, y endispués de una semana de chalaneo, ha conseguío que la Trini se lo dé en treinta chuscos, quince al contao y el resto a dos duros por semana.
-Pero, Cayetano, sin contar con los quince duros, ¿para qué se ha metío en ese fregao? -Porque él contaba con poer vender rigular el ropero de luna, y no ha encontrao un alma caritativa que le dé más de cuatro chavos por el ropero, y como el Galafate se ha enterao de este trajín y el hombre está a caza de casolidades, pos el hombre se ha enterao de lo que al otro le ocurre, y lo que pasa, que ahora quiere llevarle el pulso y, seguramente, va a ser él el que le regale el mantón a la Rafaela, y esto es lo que, como es natural, trae sin vivir a Cayetano.
En los Avisos de Jerónimo Barrionuevo, correspondientes al aflo 1665, habría leído, probablemente, nuestro simoniaco fraile, que una vez despachó san Antonio el memorial de una señora, que le pedía al santo trajese á buen camino á su ma- rido que andaba un mucho extraviado, con el siguiente de- ci-elifor— Hermana, acuda asan Cayetano, que alo que pide no alcanzan ni mi influencia ni mi mano.
Taguada 74 Juan Pezoa 75 Félix Severino 76 Miguel Méndez 77 Ramón Chenques 78 Antonia Murullen 79 Pedro Murullen 80 Agustín Casanova 81 Manuel Córdova 82 Manuel Rodríguez 83 Agustín Concha 84 Valentín Aguilar 85 Lorenzo Aguilar 86 Alejo Adriazola 87 Miguel de Olave 88 Martín Rodríguez 89 Beatriz Rojas 90 Calixto Reyes 91 José Cerda 92 Ignacio de los Ríos 93 Carlos López 94 Antonio Riquelme 95 Cristóbal Ávila 96 Jacinto de Sepúlveda 97 Agustina de Aravena 98 José Girón 99 Cayetano Girón 100 Josefa Poblete 101 Ramón Alegría 102 Fco.
-Eso mismo le he dicho yo un montón de veces, pero es que como Cayetano está más loco que una yegua por esa gachí, pos no hay quien le puea meter una rayito de luz en los pícaros sentíos.
Nadie contestó a las palabras de Cayetano, y durante media hora continuaron todos caminando silenciosos y meditabundos, no sin que el más pequeño rumor hiciera estremecerse a Joseíto.
- preguntó Cayetano a su compañero, al quedar a solas con él en el departamento donde el señor Paco tenía su oficina, que justificaba algo esta designación gracias a una enorme carpeta de caoba que lo invadía casi del todo.
Antonio Sáenz, Diputado por Buenos Aires Dr. José Darragueira, Diputado por Buenos Aires Fray Cayetano José Rodríguez, Diputado por Buenos Aires Dr.
-Pos lo que yo pienso te lo diré endispués que haigas tú platicao con ella esta noche, y tan y mientras llega la hora, vámonos a casa de Cayetano a darle coba a un cañero a ver si el solera mos ilumina el sentío.