Catalina de Médicis

Médicis, Catalina de

 
Ejemplos ?
En el inicio de este periodo la ciudad es centro de importantes transformaciones socio-culturales. Enrique IV y Catalina de Médicis, son personajes centrales de esta etapa.
Se dirigió con ese objetivo a Catalina de Médicis, entonces reina regente de Francia tras la muerte de su marido durante los festejos de celebración de la Paz de Cateau-Cambrésis.
Se involucra en toda la trama de las guerras religiosas que enfrentan a Catalina de Médicis y Juana de Albret y que inevitablemente lo lleva a querer ayudar y rescatar a los necesitados, cambiando el rumbo de la historia de forma dramática.
Diversos protestantes intrépidos decidieron desde ese momento separar al rey de su influencia y empiezan a organizar un complot para raptar al rey y a su familia, entre ellos a la reina madre, Catalina de Médicis.
Durante las guerras de religión del siglo XVI, François de Tersac, barón de Montberaud y señor de Palaminy, fue uno de los jefes de la Liga en la región. En combinación con Catalina de Médicis organizó metódicamente la defensa.
Manuel Filiberto no dudó de ofrecer ayuda militar y económica a Catalina de Médicis y consiguió un primer éxito en los acuerdos de Blois por los que Francia devolvía cuatro plazas (entre las que se encontraba Turín) pero aún conservaban Pinerlo y Savigliano.
Durante los diez años que hubo que esperar para su ascenso al trono, la regencia fue confiada a su madre Catalina de Médicis, quien gobernó hasta la mayoría de edad del rey.
La posada roja Sur Catherine de Médicis, 1842. Sobre Catalina de Médicis L'Élixir de longue vie, 1831. El elixir de la larga vida Les Proscrits, 1831.
El matrimonio se celebró el 18 de agosto de 1572, pero Juana III de Albret no podrá asistir al mismo, ya que muere el 9 de junio de 1572. Según los rumores, habría sido asesinada por órdenes de Catalina de Médicis.
La Santa Liga luchó contra el rey católico Enrique III de Francia y el protestante Enrique de Navarra, futuro Enrique IV de Francia, y contó con el apoyo del papa Sixto V, los Jesuitas, la reina Catalina de Médicis y el rey Felipe II de España.
Juana de Albret volverá a emprender largas negociaciones en París para casar a su hijo, el futuro Enrique IV, con Margarita de Francia, la tercera hija de Catalina de Médicis.
Se fomentó una conspiración contra él y contra su madre a fin de poner en el trono a su hermano François d'Alençon, conspiración que fue descubierta por Catalina de Médicis.