Ejemplos ?
Los cuales si vencieran, cuanto importara a la república más que reinara César que Antonio, tanto fuera más útil tener a Bruto que a Casio.
Así le sucedió a Marco Bruto con su cuñado Casio, que en reducirle a la gracia de César y ponerle a su lado, se acreditó un competidor.
Debía Casio a Bruto el estar en la gracia de César; y en medio del deudo y amistad tan grande, vinieron a enemistarse por la pretura que llamaban urbana, que entre todas era la mayor.
Hubo quien dijese que el propio César mañosamente había mezclado esta discordia entre los dos secretamente, dando a entrambos esperanzas de alcanzarla. Marco Bruto oponía, a las gloriosas hazañas que Casio había obrado con los partos, su nobleza y su virtud.
Por esta diferencia estuvieron los dos cerca de venir a las manos. Súpolo César, y determinó la causa, diciendo: "Más justa es la pretensión de Casio; empero lo mejor se ha de dar a Bruto".
Dion Casio es el que nos ha trasmitido este hecho (h) y sus palabras dan á entender que la poblacion era un corto número de pescadores en la infancia de la civilizacion, y tan sencillos é inocentes, que la magnitud de las naves romanas los llenó de admiracion y de sorpresa, facilitando esto á Cesar la ocupacion de este punto.
Mas la familiaridad con Casio le estragaba el amor que a César debía tener; porque si bien no estaba reconciliado con Casio, oía los consejos de sus amigos, que le instigaban diciéndole que no se dejase llevar de las caricias del tirano, ni envilecer y comprar de sus beneficios; que antes debía irse retirando de su familiaridad y trato, porque era cierto le honraba, no para premiar sus virtudes, sino antes para distraerlas y infamarlas.
Total es un placer pa vos... yo te lo apunto. —Casio jamás ha gastado nada. Juan, ni la mitad de nada. Las tentaciones que padecen no hacen más que ennoblecer su avaricia.
119 Vi a Demóstenes e a Gabiano, e vi más a Tulio con su rica lengua, Casio Severo, sofriendo grant mengua, dado en exilio del pueblo romano; Mostróse Domiçio, rector africano, e vimos a Pluçio con Apolodoro, e vimos la lumbre del claro thesoro del nuestro rectórico Quintilïano.
Porque en cuanto a que los admiradores de los antiguos suelen establecer por término de la antigüedad hasta Casio Severo, del cual dicen que fue el primero que se desvió de aquel antiguo y recto camino de orar, yo insisto en que él, no por debilidad de talento, ni por falta de literatura, se mudó a este género de decir, sino con mucho juicio y discreción.
1 de las Costumbres de la isla de Cea, dice: Marco Bruto y Casio, por darse muerte sin tiempo y aceleradamente, acabaron de perder las reliquias de la libertad romana.
Y como nadie supiese conjeturar a qué parte del mundo hubiese retirádose Pompeyo, apartándose con Marco Bruto César, le movió la plática para oír lo que sentía de la fuga de Pompeyo; de cuyas razones y discurso coligió era cierto haberse retirado a Egipto, como se retiró, y adonde Julio César le halló, siguiendo el parecer de Marco Bruto; que por esto y las causas de amor referidas tuvo tanta autoridad con César, que reconcilió con él a Casio y al rey de África, aunque tenía muy ofendido a César.