Casa de Trastámara

Trastámara, Casa de

 
hist. Dinastía fundada por Enrique II (1369), bastardo de Alfonso XI, que ocupó el trono de Castilla después de asesinar a su hermanastro Pedro I el Cruel. El nombre de la misma proviene del señorío de Trastámara, que Enrique recibió de su padre con el título de conde.
Ejemplos ?
No tenemos noticias ni ideas de cuánto le pudo costar a Puerto Viejo, su villazgo o su posterior civitazgo, en miras a que se ha contemplado confusamente la igualdad de ambas categorías como idénticas, debido a la narración histórica contemporánea latinoaméricana decimonónica que a sólido confundir los ceremoniales administrativos de la Casa de Trastámara y la de Austria y no llegó a ser docta en el conocimiento de la espacialidad académica correspondiente al modus vivendi y mentalidad gubernamental de éstas épocas.
Los Andrade, junto a otras familias de hidalgos, mantuvieron una discreta posición en el panorama social hasta que llegó al poder la Casa de Trastámara (en el siglo XIV).
También hay una leyenda en torno a este Palacio, y los amores de Alfonso IX con Doña Leonor de Guzmán, la calle Matasiete y el moro Mulhacín. De estos amores, nació la casa de Trastámara, reinante luego en España.
En el Compromiso de Caspe (1410) se reunieron en esta ciudad aragonesa representantes de tres de las Cortes territoriales de la Corona de Aragón para elegir a Fernando de Antequera de la Casa de Trastámara como rey.
Leonor de Guzmán fue la madre del primer monarca de la Casa de Trastámara, Enrique II de Castilla; este último cedió la ciudad al arzobispo de Toledo, Gómez Manrique, el 25 de junio de 1369.
Sancho Alfonso de Castilla (1331–1343), llamado «el Mudo», fue señor de Ledesma, Béjar, Galisteo, Montemayor del Río y Granadilla. Enrique II de Castilla (1333–1379), señor de Trastámara, fundador de la Casa de Trastámara.
Como en la anterior novela, alterna una historia de amor con la exposición del conflicto nobiliario entre Gonzalo Ozores de Ulloa y otros nobles gallegos partidiarios de la casa de Trastámara.
Y prueba del declive aún mayor que sufriría en los años siguientes la casa de Trastámara es el hecho de que ya en el Siglo XVI los señoríos de Puñonrrostro abarcarían no sólo Torrejón de Velasco, sino también las localidades de Casarrubuelos, Cubas, Batres, Griñón, El Álamo, Villamanta y zonas de Moraleja de Enmedio.
Durante esa época la Casa de Trastámara era la más prestigiosa de Europa gracias al reinado de los Reyes Católicos y por lo tanto la alianza de Catalina y Arturo validó la Casa de Tudor a ojos de la realeza europea y reforzó el derecho de los Tudor al trono inglés gracias al prestigio de Catalina de Aragón.
El final de la Edad Media es una época de esplendor, en la que acoge una importante aljama hebrea; sienta las bases de una poderosa industria pañera; desarrolla una espléndida arquitectura gótica y es corte de los reyes de la Casa de Trastámara (ya Alfonso X el Sabio había acondicionado el alcázar como residencia real).
Fue iniciada por Enrique II de Castilla, primer rey de la casa de Trastámara, que buscó el marco legitimador que ofrecía la catedral toledana al albergar la capilla de los Reyes Viejos, donde estaban enterrados los reyes Sancho IV, Alfonso VII el Emperador y Sancho III el Deseado.
El advenimiento de la Casa de Trastámara propició el desarrollo de las crónicas reales como forma de explicar el presente y dotarlo de un entramado ideológico propio.