Cancillería Apostólica

Cancillería Apostólica

 
catol. Oficina romana que registra y expide las disposiciones y esp. las bulas.
Ejemplos ?
Queremos que el presente escrito se haga público en la forma acostumbrada en nuestra Cancillería Apostólica y se cuente entre las constituciones que estarán vigentes perpetuamente y que se otorgue a sus copias, incluso impresas, firmadas por notario público y refrendadas con el sello de algún prelado, exactamente la misma autoridad que se otorgaría al presente escrito si fuera exhibido y presentado.
Por cierto, como sería difícil transmitir la presente Carta a todos los lugares del orbe Cristiano y ponerla desde un principio en conocimiento de todos, damos precepto de que sean publicadas y fijadas según la costumbre, en las puertas de la Basílicas del Principe de los Apóstoles y de la Cancillería Apostólica y en el extremo del Campo de Flora y que a los ejemplares de esta Carta que se muestren o exhiban -incluso a los impresos, suscriptos de propia mano por algún tabelión público y asegurados además con el sello de una persona constituida en dignidad eclesiástica- se les otorgue en toda nación y lugar la misma fe perfectamente indubitable que se otorgaría a la presente.
En su sede de Córdoba fue reemplazado por monseñor Ramón José Castellano. El 26 de mayo de 1959 el papa Juan XXIII designó al cardenal Copello al frente de la Cancillería Apostólica.
Aprovechó su rango para acumular cargos, fue notario de la Cancillería Apostólica, escritor de breves, abreviador de maiori praesidentia y beneficios, entre otros.
Siguiendo lo que era habitual en la época, compró por 30.000 escudos el cargo de regente de la Cancillería Apostólica y en 1690 el de presidente de la Grascia (organismo pontificio encargado de la fijación de los precios de las mercaderías en los Estados de la Iglesia) por otros 80.000 escudos.
El 8 de febrero de 1838, el papa Gregorio XVI restableció el colegio real de protonotarios con siete miembros llamados (latín: protonotarii de numero participantium) “protonotarios numerarios ", debido a que compartían los ingresos, como los oficiales de la Cancillería Apostólica romana.
La Cancillería Apostólica adoptó este modo de escritura como el estilo curial, todavía más allá, omitiendo el ae de los diptongos y oe, e igualmente todas las líneas y marcas de puntuación.
Los abreviadores eclesiásticos son oficiales de la Santa Sede, ya que ellos están entre los oficiales principales de la Cancillería Apostólica, uno de los rangos más antiguos, y la mayoría de las oficinas son importantes en la Curia Romana.
Hasta los siglos XII y XIII, el deber de la Cancillería Apostólica, o romana, era preparar y apresurar las cartas de obispos y escritos para la comparación de dignidades de la iglesia y otras materias de gran importancia que eran discutidos y decididos en el Consistorio.
breviador, en plural Abreviadores en español o Abbreviatores en latín, también llamados Breviadores, era un cuerpo de escritores en la Cancillería Apostólica papal, cuyo objetivo era preparar las bulas papales, informes papales y decretos consistoriales antes de que fuesen escritos in extenso por los scriptores.
Generalmente se llama bulas a los documentos pontificios que son expedidos por la Cancillería Apostólica papal sobre determinados asuntos de importancia dentro de la administración clerical e incluso civil, constituyéndose en uno de los instrumentos más extendidos en los que se fundamenta y expande la autoridad del pontífice.
A partir del siglo el término bula deja de hacer referencia al sello para pasar a describir al propio documento sobre el que se colocaba y, a partir del siglo, deja de hacer referencia a cualquier documento papal para reservarse a las cartas apostólicas relativas a materia de fe o interés general, concesión de gracias y privilegios, o asuntos judiciales o administrativos expedidos por la cancillería apostólica.