Campos Elíseos

Campos Elíseos

 
V. Elíseos, Campos.

Elíseos, Campos (Champs-Elysées)

 
Avenida de París, una de las más célebres del mundo, extendida a lo largo de 1 880 m entre la plaza de la Concordia y el Arco de Triunfo.

Elíseos, Campos (Campi Elysii)

 
mit. Nombre dado por Virgilio al Elíseo, lugar al que iban los justos.
Ejemplos ?
La Torre de Eiffiel, Cuartel de los Inválidos, el Sena, el Arco del Triunfo, los Campos Elíseos, el Palacio y el Lago de Versalles.
IDA, guerrero troyano, muerto a manos de Turno. IDEO, fuerte guerrero troyano, con cuya sombra se encontró Eneas en los Campos Elíseos.
Pasada la zanja, se extendía un alfalfar de media cuadra de ancho, pintorescamente manchado por dos o tres pequeñas parvas de pasto seco. Más allá, el jardín de las Hespérides, los Campos Elíseos, el Edén, la tierra prometida.
Por lo demás, vivirás feliz y lleno de gloria bajo mi protección, y cuando cumplido el tiempo de tu destino desciendas a la sombría morada, igualmente allí, en aquel subterráneo hemisferio, me verás brillar en mitad de las tinieblas de Aqueronte, soberana de la estigia morada; y llegado a los Campos Elíseos debes seguir ofreciendo tus asiduos homenajes a tu protectora.
Con cuya opinión, sin duda, quitó lo que dicen que es especial doctrina de Platón, que así como suceden siempre los muertos a los vivos, así los vivos a los muertos, y demuestra que es falso lo que conforme al dictamen de Platón parece que insinúa Virgilio cuando refiere que las almas purificadas iban a los Campos Elíseos (con cuyo nombre, como por fábula, parece se significan los gozos y contentos de los bienaventurados) y venían a parar en el río Letheo, esto es, en el olvido de las cosas pasadas «para que, olvidadas, vuelvan otra vez al mundo y empiecen de nuevo a desear volver a nuevos cuerpos».
De más buena gana me dirigiría a Sterne, para decirle: «¡Baja del Cielo, o sube hasta mí de los Campos Elíseos, para inspirarme en favor de los perros buenos, de los pobres perros, un canto digno de ti, sentimental, bromista, bromista incomparable!
Mientras que la Asamblea Nacional actúa constantemente sobre las tablas, expuesta a la luz del día y a la crítica pública, el presidente lleva una vida oculta en los Campos Elíseos y, además, teniendo siempre clavado en los ojos y en el corazón el artículo 45 de la Constitución, que le grita un día tras otro: « frère, il faut mourir !» ¡Tu poder acaba el segundo domingo del hermoso mes de mayo del cuarto año de tu elección!
MEDONTE. Uno de los guerreros troyanos, cuya sombra se encontró Eneas en los Campos Elíseos. MELAMPO, compañero de Alcides y padre de los guerreros Ciseo y Gías, muertos a manos de Eneas.
Dejó con ellos la mitad de su alma, y todos sus deseos entregó a aquellas secas arenas, que a él le parecían más frescas y verdes que los Campos Elíseos.
No pregunte mi nombre al portero; lo esperaré yo misma en la puerta, como si volviera de la calle; entraremos juntos, dijo teniéndome una hoja de papel, que arrancó de la diminuta cartera forrada en cuero de Rusia, y en la cual escribió febrilmente las señas, las de una calle tranquila de los Campos Elíseos.
En vano pretende que Teseo está sentado para siempre en una silla, y que esta postura es su suplicio. Otros creían que Teseo es un héroe que no está sentado en los infiernos; sino que está en los campos Elíseos.
Suele causarme admiración cuando advierto que aun en Virgilio se hay estampada esta sentencia del Señor que dice: «Procurad granjearos amigo con la ganancia de la iniquidad, para que también ellos os acojan en eternas moradas»; a la cual es mi parecida ésta, donde se dice: «El que recibe al profeta por el respeto y circunstancias de ser profeta, recibirá galardón de profeta, y el que acoge al justo porque es justo, recibirá el premio de justo.» Porque describiendo aquel poeta los campos Elíseos, donde supone que habitan las almas de los bienaventurados, no sólo puso allí los que por sus propios meritos pudieron alcanzar la posesión de aquel ameno lugar, sino que añade: «y los que con sus obras obligaron a otros a que acordasen de ellos».