Caldea


Búsquedas relacionadas con Caldea: Andorra

Caldea

 
Nombre dado por los griegos y la Biblia a la región de la Baja Mesopotamia. Alcanzó su máximo esplendor con Nabucodonosor (605-562 a C).
Ejemplos ?
En el Evangelio según los Hebreos, que fue escrito en lengua caldea y siríaca, mas con caracteres hebreos, del que se sirven hasta hoy los nazarenos, según los apóstoles, o, como prefiere la mayor parte, según San Mateo, conservado en la bibliotea de Cesárea, se cuenta esta historia: He aquí que la madre del Señor y sus hermanos le decían: Juan el bautista bautiza en remisión de los pecados; vayamos (también nosotros) y seamos bautizados por Él.
11 Asimismo acontecerá en aquel tiempo, que Jehová tornará á poner otra vez su mano para poseer las reliquias de su pueblo que fueron dejadas de Assur, y de Egipto, y de Parthia, y de Etiopía, y de Persia, y de Caldea, y de Amath, y de las Islas de la mar.
9 Porque he aquí que yo suscito y hago subir contra Babilonia reunión de grandes pueblos de la tierra del aquilón; y desde allí se aparejarán contra ella, y será tomada: sus flechas como de valiente diestro, que no se tornará en vano. 10 Y la Caldea será para presa: todos los que la saquearen, saldrán hartos, dice Jehová.
I He admirado el hormiguero cuando henchían su granero las innúmeras hormigas. He observado su tarea bajo el fuego que caldea la estación de las espigas.
Yo no sé si como ha habido civilización china, asiría, caldea, judaica, griega, romana, etc., cabrá civilización tagala; pero es el hecho que nada hemos puesto por despertarla, contentándonos con provocar entre los indígenas filipinos el fetichismo pseudocristiano.
36 E çerca de Éufrates vi los moabitas, e Mesopotamia como se tendía, Arabia e Caldea, do el astronomía primero fallaron, gentes amonitas, y los idumeos e medianitas, e otras provincias de gentes mayores, las quales pasando, conçedan lectores perdón a mi mano si non son escriptas.
El vaho de la inquieta multitud humana las roba el espectáculo de lo infinito. Nuestra agitación nos priva del tesoro celeste que gozaban los meditativos pastores de la antigua Caldea.
Qué razón hay para que en la emigración de Tharé, cuando de Caldea pasó a Mesopotamia, no se haga mención de su hijo Nachor Después refiere la Escritura cómo Tharé con los suyos desamparó la tierra de los caldeos, vino a Mesopotamia, vivió en Charra, y no hace mención de un hijo suyo que se llamaba Nachor, como si le hubiera dejado y no le trajera consigo.
Qué razón hay para que en la emigración de Tharé, cuando de Caldea pasó a Mesopotamia, no se haga mención de su hijo Nachor CAPITULO XIV.
¡Si la maga de Endor pudiera un tanto Aliviar este afán! ¡Habrá quien vea El origen cruel de mi quebranto Entre los adivinos de Caldea!
Y no sólo la flor de la hermosura En ti difunde su sagrado aroma; No sólo me apareces Una en la esencia, en formas inexhausta; No sólo se revisten En ti de gallardísima figura, De nueva claridad por ti bañadas, Las hijas de mi indócil fantasía: Ora la noble dama montañesa Su palafrén rigiendo, Para imponer al valle su tributo; Ora la ninfa griega Que anima el soto y en la fuente ríe, O hace correr la savia Por el tronco gentil a que se enreda, Del prolífico amor presa y vencida; Sino que el rayo de tus dulces ojos Es impulso inicial de mi albedrío, Germen de soberanas fantasías, Alto señuelo a mi ambición de fama, Horno do se caldea El metal en fusión del pensamiento...
JONATÁS Es un hijo que os adora, Compartir quiere el dolor; Es un fruto del amor, Que si lloráis, también llora. No juzguéis recto camino Que a Dios agradable sea, Consultar al de Caldea Por mago, por adivino.