Cadamosto

Cadamosto (Ca'da Mosto), Alvis

 
(1432-88) Navegante veneciano al servicio de Portugal. A él se debe el primer mapa impreso de África.
Ejemplos ?
Alrededor de Cabo Verde, en junio de 1455, Cadamosto se encontró con dos carabelas portuguesas, una de ellas al mando de Antoniotto Usodimare, un capitán de la república de Génova, también al servicio del príncipe Enrique, y la otra de un anónimo escudero de la casa de Enrique.
Un siglo más tarde, a finales de 1455, Antoniotto Usodimare, un navegante genovés al servicio del príncipe portugués Enrique el Navegante, afirmó en una carta, bastante improbablemente, que durante el viaje por el río Gambia en el oeste de África, se encontró con un joven «della nostra stirpe» que hablaba el dialecto genovés y que afirmaba era el último descendiente de los sobrevivientes de la expedición de Vivaldi. (El compañero de viaje de Usodimare, Alvise Cadamosto, no menciona ningún encuentro de este tipo en sus memorias).
A Cadamosto y sus compañeros se les atribuye el descubrimiento de las islas del archipiélago de Cabo Verde (otras fuentes atribuyen el descubrimiento a Antonio de Noli y Diogo Afonso en el 1462) y muchos cabos y puntas a lo largo de la costa de Guinea, desde el río Gambia hasta el río Geba (en Guinea-Bissau), el mayor salto en los descubrimientos enricanos desde 1446.
lvise Cadamosto, también Alvise da Ca da Mosto, Alvise Ca' da Mosto o Alvise da Mosto (Venecia, 1432 – Venecia, 16 de julio de 1483) fue un navegante, explorador y comerciante de esclavos de la República de Venecia, que fue contratado por el príncipe portugués Enrique el Navegante y realizó dos viajes conocidos a África occidental, en 1455 y 1456, acompañado por el capitán genovés Antoniotto Usodimare.
Los relatos de Cadamosto de sus viajes, incluyendo sus observaciones detalladas de las sociedades de África occidental, han demostrado ser muy valiosas para los historiadores.
Alvise era el mayor de tres hijos, siendo sus hermanos menores Petro y Antonio. A una edad muy joven, Cadamosto partió como comerciante aventurero, navegando con galeras venecianas en el mar Mediterráneo.
Mientras esperaban que mejorase el tiempo, el príncipe portugués Enrique el Navegante, que tenía su sede cerca de Sagres, envió a dos de sus agentes comerciales, encabezados por su secretario Antão Gonçalves y el cónsul veneciano local Patrizio di Conti, para interesar a los mercaderes venecianos varados en contratos de comercio de azúcar y otras mercancías con la isla de Madeira Informados por los visitantes de los recientes descubrimientos de Enrique en África, Cadamosto se «inflamó con el deseo de visitar esas regiones recién descubiertas» inmediatamente visitó al príncipe en su residencia en Raposeira para solicitar emprender una expedición en su nombre.
Cadamosto había tratado de comerciar con caballos ibéricos por esclavos negros, la línea principal de negocios en este resgate. Los caballos eran muy valorados en la costa de Senegal, y se negociaban a una tasa de entre 9 y 14 esclavos por cada caballo.
Cuando terminó el comercio en Cayor, en lugar de regresar a casa con su carga humana, Cadamosto decidió seguir más al sur por la costa, hacia la península de Cabo Verde.
Cadamosto relata la leyenda de que tanto el Senegal como el Nilo egipcio eran ramas del bíblico río Gihón que mana del Jardín de Edén y fluye a través de Etiopía También observa que el Senegal fue llamado "el Níger" por los antiguos -probablemente una referencia al legendario Ptolomeo 'Nigir' (debajo del Gir), que se identificó más tarde por León el Africano con el moderno del río Níger.
El cronista Gomes Eanes de Zurara, escribiendo en 1453, todavía le llama el "río Nilo", pero Alvise Cadamosto, que escribió en la década de 1460, ya estaba llamándolo el «Senega» sic, y se denota como «Rio do Çanagà» en los mapas portugueses más posteriores de la época.
Después de una breve parada de pesca en algunas islas sin nombre (probablemente las islas de las Madeleines), Cadamosto, Usodimare y el capitán portugués navegaron al sur, hasta la Petite Côte, hasta llegar al delta del Sine-Saloum, un tramo habitado por los Sereri (pueblo serer).