Cabañas

Cabañas

 
Departamento de El Salvador; 1 104 km2 y 173 300 h. Cap., Sensuntepeque.
Ejemplos ?
Otra vez, en pleno verano, vagando por los alrededores de París, llegué a los jardines de Robinsón, con sus grandes árboles, cuyo ramaje abriga como nidos las aéreas cabañas que sirven de comedores.
Las poblaciones de Krus comenzaron a sentirse alarmadas; al caer la tarde, frente a las cabañas, las mujeres miraban impacientes los desiertos caminos, temiendo por la desaparición de los suyos.
La Cámara Segunda de lo Laboral conocerá de los asuntos de trabajo ventilados en los Juzgados tercero y Cuarto de lo Laboral de la Ciudad de San Salvador, y de los ventilados en los Juzgados de los departamentos de La Libertad, Chalatenango, Cuscatlán, La Paz, San Vicente y Cabañas.
409.- Será reprimido con prisión de un mes a dos años y multa de cincuenta a cien sucres, el que hubiere talado o destruido un campo sembrado; o derramado en él semillas de cizaña, o de cualquier yerba o planta dañina; o roto o descompuesto instrumentos de agricultura, parques de animales, o las cabañas de los guardianes.
de Cabañas.El es de buena calidad y abraza 1,726 obradas; tiene variospardos, uno de los cuales sirve de eras para trillar, y unas 60 pranzadas de viñedo; se han desamortizado en esta y anterior época constitucional sobre 1,300 obradas.
El cubo nacional tuvo un altar inmenso, y el ídolo, groseramente pintarrajeado exigió millares de víctimas, ya no cogidas como antaño en los campos de batalla, sino en los talleres, en las minas, en las fábricas, en las haciendas, en el rincón de sus cabañas.
Pasé por las cabañas de los peones y vi cómo nacen y crecen esos esclavos; con mis dedos sutiles toqué las carnes sin abrigo de los pequeños, los senos lacios y enjutos de las madres feas y bestializadas por las miserias y los maltratos; toqué las facciones del hambre y de la ignorancia; pasé por los palacios y recogí el gruñido de las envidias, el regüeldo de las harturas, el sonido de las monedas contadas febrilmente por los avaros, el eco de las órdenes liberticidas; palpé en mi mano invisibles tapices, mármoles dorados, joyas con que se adornan para valer algo los que nada valen.
En esta Guadalajara y en este para mí entrañable Hospicio Cabañas, ámbito en el que se han expresado dos de los seres humanos que más aportaron para hacerme entender la realidad, el drama y la perspectiva de mi patria: mi padre, que escribió un libro sobre esta institución, y José Clemente Orozco, que dejó su plástica en las cúpulas y en los muros de este extraordinario edificio.
La jurisdicción de la primera comprenderá los distritos judiciales de los departamentos de Cuscatlán y Cabañas; la segunda comprenderá los distritos judiciales de los departamentos de San Vicente y La Paz; y la tercera comprenderá los distritos judiciales de los departamentos de La Libertad y Chalatenango.
Elvir, Diputado por el Departamento de El Paraíso. R. Muñoz Cabañas, Diputado por el Departamento de Gracias. M. Funez A., Diputado por el Departamento de Olancho.
Por fortuna de los pobres animales, hay en esta provincia, sobre su parte más elevada, entre Campóo, Cabuérniga y Polaciones, unos pastos en los puertos de Lodar, Peñalabra, Palombera, Brañamayor y otros, que están diciendo «pacedme;» y a pacerlos van, desde junio a octubre, los ganados, o cabañas, de varios pueblos de la indicada región, que están en pleno goce de ese privilegio.
En cambio del disfrute de los puertos altos por las cabañas de estos Concejos, durante determinados meses del verano, pesa sobre ellos un casi imaginario y levísimo gravamen.