CID


También se encuentra en: Sinónimos.

cid

(De Cid Campeador, héroe de la Reconquista.)
s. m. Hombre muy valiente.

cid

 
m. fig.Hombre fuerte y muy valeroso.
CIDCoagulación Intravascular Diseminada
Ejemplos ?
MIGUEL BUSTILLOS, Diputado por Yoro. MIGUEL DEL CID, Diputado por Departamento de Gracias. PEDRO RIVERA BUSTILLO, Diputado por el Departamento de Comayagua.
También anda deshaciendo entuertos el valiente Don Quijote que junto con el Cid quieren vencer a los malvados reyes de la noche de Nueva York.
Y al galope de un caballo que cogió y montó al azar, bufando este soliloquio el Cid de Burgos se va. —«¡Tu soberbia me destierra por haberte hecho jurar!
¿De dónde deducen esos héroes de similor que pudieran ponerse delante del Cid, Ruy Díaz, sin sacar los huesos molidos, como mi Colada ?
IDA DE MARCO BRUTO Escríbele por el texto de Plutarco don Francisco de Quevedo Villegas, Caballero del Hábito de Santiago y Señor de la Torre de Juan Abad Dedicatoria Al Excelentísimo señor don Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza de la Vega y Luna, Duque del Infantado, Señor de las Casas de Mendoza y de la Vega, Conde de Lerma y Marqués de Cea, Marqués del Cenete, Marqués de Santillana, Marqués de Argüeso, Marqués de Campo, Conde de Saldaña, Conde del Real de Manzanares, Conde del Cid...
Español, tengo á mengua cantar himnos á Hércules, á Leonidas, á Horacio Cocles y á Julio César, y abandonar en el polvo del olvido al Cid y á Don Pedro Ansurez, á Hernán Cortés y García de Paredes.
Después de una compañía cotidiana de más de mes y medio, reuniéndonos y conversando día a día, Ganivet y yo nos separamos, yo para venir a mi cátedra de Salamanca, y él, pues no le dieron la de Granada, que se llevó D. José Alemany, muy excelente helenista hoy, para ir a vivir la vida de Pío Cid y a prepararse a oposiciones al Cuerpo consular.
Cuál sería la base de todas mis meditaciones, se adivina fácilmente; qué remedio fue el primero que se me ocurriera para evitar males tan considerables como el que deploraba entonces, no debo decirlo aquí, por dos razones: la primera, porque, en mi buen deseo, puedo equivocarme; y la segunda, porque, aunque acierte, no se ha de hacer caso alguno de mi teoría en las altas regiones donde se elabora la felicidad de los nietos del Cid.
Enmudece el tumulto; se funden las dos razas: la ñusta senadora con los hijos del Cid, que arrojan sus adargas, se quitan las corazas después de haber reñido en caballerosa lid.
La espada que blandiera Bolívar en Junín, y Sucre en Ayacucho, con toda heroicidad, fue tu espada que un día se hiciera eternidad en Bailén y Numancia, Lepanto y San Quintín! San Martín, tiene el gesto del Cid Campeador, Luzuriaga estupendo, de Pelayo el valor.
Me dijeron que desde tiempo atrás sólo se esperaba para ello a que llegase la caballería de Borbón. ¡Trescientas lanzas veteranas, que más tarde merecieron ser llamadas del Cid!
Por otro lado, para abordar los relatos literarios, una historieta en imágenes muda que represente o sugiera la estructura argumental de alguna obra de género narrativo: La leyenda de Troya, relatos mitológicos, leyenda de la fundación de México, El poema de Mío Cid, El Lazarillo de Tormes, La Celestina, la vida de Nezahualcóyotl o de Sor Juana, Romeo y Julieta, etc., permiten efectuar espontáneos y dinámicos ejercicios de escenificación improvisada.