C.A.

Traducciones

C.A.

ABR
1. (Elec) =corriente alternaAC
2. (Esp) (Pol) =Comunidad Autónoma
3. (Dep) =Club AtléticoAC
Ejemplos ?
Y, sigún me contó a mí mi pairino, el señor Toño el Clavija, al que ustés conocerán porque es más conocío que la ruá y tiée un puesto de berza pela por medio con el de Antoñico el Cerrojazo, que tamién se las trae, poique ese Cerrojazo fue el que mató a Toñico el Cardenales en la calle de la Armona, que ustés oirían contar la faena poique la cosa dio mucho ruío y con razón, poique el Cardenales la pintaba de retaco sin seguro y además le había dao mucho cartel el haberle quitao como le quitó a un tal don Curro la jembra que tenía, que, según cuentan, era un monumento de bonita, con ca ojo como un tazón y con una mata de pelo más larga que una maroma...
-Sí que le viene de casta, que por algo dicía toíto er mundo que mi hombre, al que Dios haiga recogío en su seno, tenía en ca articulación un catedrático.
-¿De quién querrás tú que sean, guasón? De la señá Rosalía la vendeora, que las ha dejao aquí tan y mientras va a ca de la señá Paca, la tocinera de la esquina.
-¿Y eso de pendón lo ha dicho usté por mí, comadre? -¿Por usté? Ca, compadre, por él. Miaú miauú, mirrimimiau Y la señá Pepa remedó de modo maravilloso al más humilde de los felinos.
-Me paece a mí que eso lo ice osté con una miajita de quea, compadre. -¿Yo? ¡Ca, hombre, ca! Esto que yo igo, lo igo con er corazón en la mano; es que a mí esa vía aperreá me da mieo.
-Estimando lo que platicas como si ca palabra tuya juera un cintillo de diamante y rubíes, pero explícame eso de las chaponas y del jergón de tu cama.
-Pos mira tú, Rosario, tan y mientras viene tu madre voy a llegarme yo a ca de la señá Paca, y ahí dejo ese lío y lo recogeré a la vuelta.
-Porque esta noche hay juerga en ca de la Tururú, y estoy convidá a esa juerga, y no es cosa de que vaya con alpargatas valencianas.
-¿Sabe usté, compadre, que cualisquiera dirla que a usté le dan una cruz por ca puñalá que me pegan en el sitio que más me duele?
y dígame usté cómo andan mis zapatos. -¡Sin tacones entoavía! -No le saliera a usté un cangro en ca coyuntura, so ladrón... Tres días y pico pa unos tacones.
Pero como tengo ya treinta años en ca uno de mis pinreles y no sé montar en bicicleta, por velay usté, he llegao tarde, y si no es por usté me voy sin enterarme de si se había dío o no ese jarto e pringüe y jartico e roar a quien no pueo ver ni en pintura.
Dolores, que no tenía seguramente mal corazón, tornó a ocultar el pie bajo la falda, y continuó: -Pos sí, esta noche hay una miajita de argo en ca de la Tururú en celebración de su empalme con Joseíto el Azúcar.