Ejemplos ?
El priorato se convirtió poco después en abadía real de Sainte-Acire, filial de la abadía de Preuilly, dependiente ella misma de la abadía de Cîteaux.
A partir de 1128, los cistercienses de la abadía de Pontigny (la décima hija de Cîteaux) continuaron desarrollando el viñedo de Chablis.
Conquista de la Isla de Man por Godred Crovan. 1079-1098: Fundación de la Orden del Císter en Cîteaux, Francia. 1102-1152: Inicio del reinado de Olaf I de Mann.
Nuevamente en Francia durante 1147, Gilberto se encontró, en el capítulo general de Cîteaux, con el papa Eugenio III y Bernardo de Claraval, con quien hizo amistad de por vida.
Funda la ermita de Muret, hacia 1076, coincidiendo con un tiempo en que el normal el regreso a una vida religiosa estricta: en 1084, Bruno fundó la Chartreuse y, en 1098, Roberto de Molesmes fundó la Abadía de Cîteaux.
Alain de Lille (nacido en Lille (?) antes de 1128 y muerto en la Abadía de Cîteaux en 1202) fue un teólogo y poeta francés. Se sabe poco de su vida; parece ser que enseñó en París y que asistió al concilio de Letrán en 1179.
Vivió después en Montpellier (por lo que a veces se le llama Alanus de Montepessulano), luego estuvo fuera de la clausura monacal durante algún tiempo, y finalmente se jubiló en Cîteaux, donde falleció en 1202.
La regla del Temple es, pues, una regla cisterciense, que contiene grandes analogías con la regla de Cîteaux; no podía ser de otra forma, ya que su inspirador había sido San Bernardo.
En dicho concilio estuvieron presentes: el cardenal Mateo de Albano (representante del Papa); el arzobispo de Reims y el de Sens; diez obispos; ocho abades cistercienses de las abadías de Vézelay, Cîteaux, Clairvaux (que en este caso no era otro sino San Bernardo), Pontigny, Troisfontaines y Molesmes; y algunos laicos entre los que destacan Teobaldo II de Champaña, el conde de Campaña, André de Baudemont, el senescal de Champaña, el conde de Nevers y un cruzado de 1095.
Los capiteles son anchos y están adornados con dos filas de hojas lisas que representan el citel, rosa de agua de los estanques de Borgoña que dio nombre a la Abadía de Cîteaux.
Sobre la puerta de la sacristía se encuentra la Erección del primer monasterio de Cîteaux, los ovales con la Virgen, san Benito y san Bernardo, santo Domingo abad, san Alberico, san Galgano y san Víctor, monje.
Se conserva la carta fundacional del rey que empieza diciendo:: Yo, Alfonso, por la gracia de Dios, rey de Castilla y Toledo, y mi mujer, la reina doña Leonor… Cîteaux otorgó a este monasterio el derecho a instituirse como matrem ecclesiam equiparándose así al gran monasterio francés de Fontevrault.