Cándido María Trigueros

Trigueros, Cándido María

 
(1736-1801) Sacerdote y poeta español. Autor de Sancho Ortiz de las Roelas (refundición de la Estrella de Sevilla, de Lope).
Ejemplos ?
En 1784 marcha de Cádiz a Madrid y en 1788 polemizó con Cándido María Trigueros por las duras críticas y acusaciones de éste contra los actores; aparecieron también algunos escritos anónimos donde se le acusaba de plagiario.
Picado de vanidad y cierto engreimiento, se mostró particularmente envidioso y la tomó en especial contra Tomás de Iriarte, Vicente García de la Huerta, Francisco Sánchez Barbero, José de Vargas Ponce, Cándido María Trigueros y León de Arroyal, entre otros, contra quienes lanzó dicterios en sátiras personales; sus diatribas alcanzaban tal virulencia que hubo de publicarse un decreto prohibiéndole publicar nada sin autorización real.
Sobre el origen fenicio del término, el historiador y hebraísta Cándido María Trigueros propuso en la Real Academia de las Buenas Letras de Barcelona en 1767 una teoría diferente, basada en el hecho de que el alfabeto fenicio (al igual que el hebreo) carecía de vocales.
Entre todos propugnan una estética clasicista que toma como modelos a los poetas franceses contra los poetas copleros casticistas e improvisadores de poemas de circunstancias que se siguen inspirando en el Arte poética de Rengifo, contra los poetas ilustrados cuyos temas son más elevados pero que incurren en prosaísmo, como Tomás de Iriarte o Cándido María Trigueros o contra los epígonos del gongorismo como Vicente García de la Huerta.
Finalmente, las hilarantes Cartas satíricas sobre la tragedia "Sancho Ortiz de las Roelas" (1800), escritas con motivo del estreno en Madrid de dicha obra, paráfrasis a su vez de "La estrella de Sevilla" de Lope de Vega realizada por Cándido María Trigueros, uno de los principales refundidores dieciochescos de dramas españoles del Siglo de Oro.
La más polémica de sus obras fue su Ilustración de la inscripcion hebrea que se halla en la iglesia de Nuestra Señora del Tránsito de la ciudad de Toledo, traducida al español (1795), que daría lugar a un cúmulo de inspecciones y controversias con la Real Academia de la Historia (Memoria 1799, 31-70); se trata en realidad de un apaño mal hecho en el que hizo sufrir en su defensa a su amigo toledano, el ilustrado Cándido María Trigueros.
La vena sentimental tentó a los autores neoclásicos, que dejaron algunas de las mejores manifestaciones del género: El precipitado, de Cándido María Trigueros, El viejo y la niña, de Leandro Fernández de Moratín.
Alberto de Churriguera acabó sus últimos días trabajando en la Iglesia de Santo Tomás Apóstol (Orgaz). Cándido María Trigueros (1736-1798), Bibliotecario tercero de los Reales Estudios de San Isidro de Madrid.
Extrínsecos, pero vinculados en sustancia a los modos poéticos salmantinos están el toledano Cándido María Trigueros (1736-1798), Félix María de Samaniego (1745-1801), Tomás de Iriarte (1750-1791), José de Viera y Clavijo y Pedro Estala.
Además, en la segunda mitad del siglo XVIII se difundieron libros que, en tono humorístico como Memorias de la gitana Pepilla la Ezcurripia o con un enfoque más serio como Las brujas de Cándido María Trigueros, combatieron la creencia en brujas y en general en toda clase de supersticiones, lo que contribuyó a que se considerara de buen tono no creer en brujerías.
En 1758 ingresó en la orden monástica de los Jerónimos en el Monasterio de San Isidoro del Campo, en Santiponce, del que fue nombrado prior en dos ocasiones, también fue prior del Colegio de la orden en Ávila en 1777 y visitador General de Castilla. Fue preceptor de leyes del escritor ilustrado Cándido María Trigueros.
Los enamorados o Galatea y sus bodas: Historia pastoral comenzada por Miguel de Cervantes Saavedra. Abreviada después y continuada y últimamente concluida por D. Cándido María Trigueros.