Cándida


También se encuentra en: Sinónimos.

Cándida

 
bot. Gén. de hongos ascomicetes. Comprende diversas especies de levaduras formadoras de micelios que se reproducen asexualmente por gemación.
Traducciones

Cándida

Candide
Ejemplos ?
El ánima de la madre de Electra (la cual madre fué so- bre la tierra una madamita gran devota de Venus, y hembra de mucho cascabel y mucho escándalo) para sacar á su hija de atrenzos (y al autor también) emprende viaje desde el otro ba- iTío, no en tortuga-coche, sino en tren rápido, se le aparece á la jovenzuela y la dice:— Déjate de pensar en monjío, y no seas Cándida, niflita.
Mirábame éste y miraba al santo, y tornaba a mirarme después con cierta expresión de complacencia, mientras yo contenía a duras penas la risa que me excitaba el fatalísimo gusto de mis primas, que habían hecho, con fervorosa y cándida intención, un ídolo chino de una de las imágenes más poéticas y sencillas de nuestro culto.
Cansados de llorar sus bellos ojos, pálidas con el llanto sus mejillas, y el coral mustio de sus labios rojos, oyen tan sólo el ¡ay! de sus enojos las lejanas estrellas amarillas: y a manos de su duelo y amargura se marchita su cándida hermosura.
La excelsa coronación aguanto; pero tened presente que no aspiro yo a tanto; vosotros daréis cuenta de lo que hacéis de mí.» Poetas que a Granada venís en honor mío, amigos exaltados del viejo trovador, ociosos, destemplados con el calor y el frío y hostiles a quien se honra por algo superior, curiosos de alma cándida o espíritu bravío… no me tengáis envidia ni me guardéis rencor; porque ni pujos tuve jamás de señorío, ni ya me queda tiempo de hacer el gran señor.
Que era el mozo muy astuto, y era muy cándida ella, y era la monja muy bella, y el rondador muy audaz; las noches eran oscuras, las citas muchas y en calma, y el amor prende en el alma con la chispa más fugaz.
María Antonieta era cándida y egoísta como una niña, y en todos sus tránsitos se olvidaba de mí: En tales momentos, con los senos palpitantes como dos palomas blancas, con los ojos nublados, con la boca entreabierta mostrando la fresca blancura de los dientes entre las rosas encendidas de los labios, era de una incomparable belleza sensual y fecunda.
Antonio Balseyra Vasconcelos da Cota Pinheyro, natural de Zelorico do Bebado, marido de una doña Nicolasita, limeña, cándida de abarrajarse, y sobre cuyos candores tiene un escritor amigo mío largos apuntes, que yo no pongo en letras de molde por hacerle a él la forzosa de sacarlos a plaza.
Lo que tenía más hermoso eran los ojos; aunque eran castaños, parecían negros a causa de las pestañas, y su mirada franca atraía con una audacia cándida.
llevando tu cabeza presentada a Mizilda, que es ya mi prenda amada: Mizilda, que es más bella que al vespertino Sol cándida estrella Venus, que rutilante es de su anillo espléndido diamante.
86 Quintia hermosa es para muchos. Para mí cándida, larga, recta es: estas cosas yo así, una a una confieso. El todo aquel que es hermosa, niego: pues ningún atractivo, ninguna en tan gran cuerpo hay miga de sal.
Por lo cual, si sabio es, la ruta devorará aunque una cándida muchacha mil veces al ir le llame y las manos al cuello ambas echándole ruegue que se detenga, la que ahora, si a mí la verdad me es anunciada, por él muere de impotente amor, pues desde el momento que leyó su comenzada Del Díndimo la Señora, desde entonces a la pobrecilla fuegos le comen su interior medula.
Él me sedujo; él mis ojos abrió a la luz de la culpa; yo era una pobre inocente, mi alma era cándida y pura, sus palabras me eran dulces como una lejana música, más ardientes que un volcán y más que una lanza agudas, ¿qué hiciera yo más que oírselas con idolatría estúpida?