Buda


Búsquedas relacionadas con Buda: budismo

buda

(Del sánscrito Buddha, iluminado.)
s. m. RELIGIÓN Denominación que se da, entre los budistas, a la persona que ha superado todos los deseos y ha alcanzado la sabiduría perfecta.

buda

(De origen incierto.)
s. f. BOTÁNICA Espadaña, planta propia de zonas pantanosas.

buda

 
f. Espadaña de agua o anea.

Buda

 
Pequeña isla del delta del Ebro, formada por los dos brazos de este río al desembocar en el mar.

Buda (Budai)

 
Antigua ciudad húngara, en la orilla derecha del Danubio, que, junto con Pest, formó en 1873 la ciudad de Budapest.

Buda (Siddhārtha Gautama)

 
(¿560-480 a C?) Reformador religioso indio, fundador del budismo. Se retiró al monte Gaya para entregarse a una vida ascética. Allí alcanzó el estado de iluminación espiritual (Buda significa «el iluminado») que le permitió ver en el deseo concupiscente la causa de todos los males de los hombres. Desde aquel momento empezó a predicar su doctrina por toda la India. Entre sus discípulos destacan Saripura, Ananda y Devadata. Buda no dejó obra escrita: su doctrina se transmitió por vía oral y no fue fijada por escrito hasta cuatro siglos más tarde.
Traducciones

Buda

Buddha

Buda

Buddha

Buda

Buddha

Buda

Buddha

Buda

Buddha

Buda

Buda

Buda

Buddha

Buda

仏陀

Buda

부처

Buda

Buddha

Buda

Budda

Buda

Buda

Buda

Buddha

Buda

พระพุทธรูป

Buda

Buda

Buda

Đức phật

Buda

Buda

SMBuddha
Ejemplos ?
El melancólico Buda llamó a la vejez el tercer sufrimiento, para el cristianismo, es algo así como la preparación del alma que se despide antes de emprender su viaje final al seno de la Divinidad.
Y hay un templo de la Cruz, que se llama así, porque en una de las piedras están dos que parecen sacerdotes a los lados de una como cruz, tan alta como ellos; sólo que no es cruz cristiana, sino como la de los que creen en la religión de Buda, que también tiene su cruz.
Un anamita solo, sentado en cuclillas, mira, con los ojos a medio cerrar, la pagoda de Angkor, la de la torre como la flor de magnolia, con el dios Buda arriba, el Buda de cuatro cabezas.
Le dejaste por muerto junto a la Silla del Buda, pero vivió el tiempo suficiente para hacerle jurar a mi madre que yo, su hijo, lo vengaría.
Del monte volvió Buda...
En Siam no es sólo cariño lo que le tienen al elefante, sino adoración, cuando es de piel clara, que allí creen divina, porque la religión siamesa les enseña que Buda vive en todas partes, y en todos los seres, y unas veces en unos y otras en otros, y como no hay vivo de más cuerpo que el elefante, ni color que haga pensar mas en la pureza que lo blanco, al elefante blanco adoran, como si en él hubiera más de Buda que en los demás seres vivos.
«¿Y para qué necesitamos tener los ojos más grandes», dicen los anamitas, «ni más juntos a la nariz?: con estos ojos de almendra que tenemos, hemos fabricado el Gran Buda de Hanoi...
cuál será el efecto que producirá, si un individuo, apareciendo entre ellos, demostrase los caracteres de Quetzalcoatl, el Buda del bosque, o Mercurio, del cual han hablado tanto las otras naciones?
Así vivió Buda, con su mujer y con su hijo, luego que volvió del monte. Después sus discípulos, que eran muchos, empezaron a vivir de lo que la gente les daba, porque les hablasen de las verdades de Buda, y de sus hazañas cuando era príncipe, y de cómo vivió en el monte; y el rey vio que en el nombre de Buda había poder, porque la gente miraba todo lo de Buda como cosa del cielo, tan hermoso que no podía ser hombre el que vivió y habló así.
Mandó el rey juntar a los discípulos, para que pusiesen en libros la historia y los sermones y los consejos de Buda; y puso a los discípulos a sueldo, para que el pueblo viese juntos el poder del rey y el del cielo, de donde creía el pueblo que había venido al mundo Buda.
Los hombres levantaron la vista cuando los dos mahometanos pasaron, y la mujer murmuró un conjuro para protegerse del mal de ojo. -Junto a la Silla del Buda me espera un pescador de perlas -dijo, de pronto, Mahomet.
Pero este indio, que tiene un perfil de Cristo ario y una mirada febril entre sus párpados, ha pasado por innumerables avatares o reencarnaciones: ha sido sucesivamente todas las cosas. Como el Buda ha sido liebre y ha sido lobo, ha sido muchacha y ha sido guerrero, sacerdote y juglar.