Brie

brie

(De Brie, comarca francesa.)
s. m. Queso de pasta blanda fermentada, fabricado con leche de vaca.

Brie

 
Región natural del N de Francia, entre los valles del Sena y el Marne.
Traducciones

Brie

brie

Brie

brie
Ejemplos ?
Gabriel Antonio Pereira, mientras éste residía en Río de Janeiro, le escribía dándole noticias de la situación en Montevideo y entre otras cosas registró lo siguiente: “Dos días hace (6 de febrero) que el señor Ministro de la Guerra (lo era entonces el Coronel Lorenzo Batlle) FUE INSULTADO FUERTEMENTE AFUERA DEL MERCADO POR LOS VASCOS A PUNTO QUE TUVO QUE REFUJIARSE EN LO DE BRIE, EN UN CONVENTILLO, el resultado fue que creyéndose en mala posición tuvo que darles más que de prisa la espalda y todo por la falta de cumplimiento de la paga.
Vuestros vanos honores pasarán como estas flores Esta música nacional, tan deliciosa como la adaptada por Chateaubriand a ¿Se acuerda de ti, hermana mía?, cantada en medio de un pueblo de la Brie Champañesa, debía de ser para una bretona motivo de imperiosos recuerdos: tan fielmente pintaba las costumbres, el candor, los lugares de aquel viejo y noble país, donde reina no sé qué melancolía, producida por el aspecto de la vida real, que conmueve profundamente.
Felipe Ferreiro Anteriormente-en el segundo Capítulo de esta exposición me referí-confirmando con la exhibición de pruebas documentales lo allí expresado-a la inquietud y malestar que comenzó a acusarse entre los “Cazadores Vascos” de Brie a mediados de febrero de 1848 y que culminó el 9 de marzo con su alarmante alzamiento.
Hay el alto y el bajo Provins; primero, una ciudad aérea, de rápidas calles, de hermosos aspectos, rodeada de caminos excavados cruzados por torrenteras, poblados de nogales y cuyos anchos surcos aran la roca viva de la colina; ciudad silenciosa, atildada, solemne, dominada por las imponentes ruinas del castillo; luego, una ciudad de molinos regada por el Voulzie y el Durtain, dos ríos de Brie, angostos, lentos y profundos; una ciudad de hospederías, de comercio, de burgueses retirados, arada por las ruedas de las diligencias, de las carretelas y de los vehículos de carga.
Individualmente, o en parejas o pequeños grupos, sí, los “VIZCAINOS”, del “BATALLON DE CAZADORES”, de Brie, seguirían “PASANDOSE” al Cerrito ahora como antes, desde el tiempo en que los sitiados-y en especial los extranjeros-pudieron comprobar prácticamente que en el Cerrito se vivía con igual o mayor seguridad que en Montevideo y que allí no se sacrificaba “porque sí” a los enemigos que arriesgaban a presentarse ni tampoco se degollaba a los que caían prisioneros “por solo darle gusto al dedo”.
Su mujer pertenecía a la familia de los Chargebœuf, antigua familia noble de Brie, cuyo nombre viene de la proeza de un jinete en la expedición de San Luis a Egipto.
Los abonados, en número de doscientos, procuraban la ganancia. Aparecían en él estrofas melancólicas, incomprensibles en Brie, y dirigidas ¡¡¡A Ella!!!, así, con tres admiraciones.
Thiebaut, Coronel Jefe de la 2da. Legión de GGNN; Juan Brie, Coronel, Jefe del Regimiento de G.N. Cazadores Vascos; Fermín Ferreira, Cirujano Mayor del Ejército; Juan A.
De pronto, el obrero mostró, sacándola de debajo de su chaqueta, una flor de un amarillo dorado, muy común en Bretaña y sin duda encontrada en los campos de Brie, donde no abunda: la flor de la aulaga.
Era principalmente entre los italianos, con su jefe Garibaldi a la cabeza, y entre los vascos franceses bajo el mando del coronel Thiebaut (es un error de información pues los Vascos en general-tanto españoles como franceses-tenían entonces por jefe, según ya se ha visto, al Coronel Brie) donde se reclutaba esta milicia extranjera mal vestida, mal disciplinada pero siempre brava y valerosa.
Desde mayo de 1846 hasta junio o julio de 1847 los “Vascos” del Batallón de Brie estuvieron ausentes de las trincheras de Montevideo pues el General Rivera los seleccionó-y a fe que con ojo certero-para que lo siguiesen a la campaña del Litoral llevada a cabo durante dicho lapso.
El partido Vinet alzaba el gallo en Provins. Vinet, que ya era el primer abogado de la comarca de Brie, ganaba lo que quería, según la expresión popular.