Bretaña


También se encuentra en: Sinónimos.
Búsquedas relacionadas con Bretaña: Gran Bretaña

bretaña

1. s. f. TEXTIL Lienzo fino hecho en la región francesa de Bretaña.
2. BOTÁNICA Jacinto, planta y flor.

Bretaña

 
Región del NO de Francia, junto al Atlántico, formada por los departamentos de Finisterre, Costas del Norte, Morbihan e Ille-et-Vilaine; 27 208 km2 y 2 795 638 h. Cap., Rennes. Es una vasta región natural, de costas muy recortadas al N y al O, esencialmente agrícola, pesquera y marinera.
Sinónimos

bretaña

sustantivo femenino
Traducciones

Bretaña

Brittany, Britain

Bretaña

Británie

Bretaña

Storbritannien

Bretaña

Britannia

Bretaña

Britanija

Bretaña

英国

Bretaña

영국

Bretaña

Brytania

Bretaña

Storbritannien

Bretaña

ประเทศสหราชอาณาจักรอังกฤษ

Bretaña

İngiltere

Bretaña

Vương Quốc Anh

Bretaña

英国

Bretaña

SFBrittany
Ejemplos ?
Los paternos bienes los primeros derrochó, segundos los botines pónticos, tras eso terceros los iberos, cual sabe el caudal aurífero, el Tajo, ahora en Galia es temido y Bretaña.
Los cuales, después de haberse comunicado recíprocamente sus plenos poderes y encontrado los mismos en buena y debida forma, han acordado sobre los siguientes artículos: = La Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, la Reina de España y el Emperador de los franceses, se comprometen a hacer inmediatamente después de la firma de la presente convención, los arreglos necesarios para enviar a las costas de México fuerzas combinadas de mar y tierra, el número de las cuales será determinado en un futuro intercambio de comunicaciones entre sus gobiernos, pero del cual el total deberá ser suficiente para apoderarse y ocupar las varias fortalezas y posiciones militares en la costa mexicana.
He aquí lo que expresa Guido, reduciendo a sus verídicas proporciones la deuda que tenemos con Inglaterra: “ Que el gobierno británico sirvió de mediador en nuestra desgraciada contienda no puede cuestionarse: que la creación de la Provincia Cisplatina en Estado independiente entrase en su sistema político, sostenido desde el tiempo de Canning para subdividir la América no es para mí asunto de larga controversia, pero que la independencia de la República de Uruguay y su constitución en Estado separado son obra especial de la Gran Bretaña en agosto de 1828 y de hecho del noble Lord Ponsomby...
Si el historiador de mañana es además de veras comprensivo y dotado de la capacidad suficiente para no dejarse influir por la verdad formal de los documentos oficiales (válvulas de escape o puentes de plata de mucho uso útil), tampoco ha de explicarnos la pacífica devolución de las Malvinas a su auténtico dueño como un acto “ejemplarizante” de justicia internacional… Lo que sencillamente ha de expresar; lo que debe decirnos prosaicamente, es que el venturoso pasaje a que asistiremos nosotros tiene su real y positiva explicación en el hecho de que coincidieron, de un lado la vertical caída del afán imperial de Gran Bretaña (las escaleras se hicieron para subir y bajar) y del otro el auge creciente y merecido del gran pueblo argentino...
Al mismo tiempo que el Gobierno Argentino, guardándose en lo íntimo el dolor del agravio no satisfecho, mandaba a Malvinas otra guarnición bajo las órdenes del Comandante Pinedo, iba a la Gran Bretaña una circunstanciada información del episodio ocurrido en las remotas islas australes, y acaso también de las miras del ulterior apoderamiento abrigadas por los estadounidenses.
Gran Bretaña no confiaba en la fuerza defensiva argentina; pensaba que el mejor derecho se halla en la boca de los cañones y no podía admitir por lo demás, que también en el extremo sur de América comenzara a instalarse el fuerte pueblo de la misma raza que ya era dominador del norte.
Resplandezca siempre esta estrella, que salió a dar luz al orbe cuando estaba despeñado en el profundo y anegado en tinieblas. Pacifique éste a Germania, abra el paso de Bretaña, y lleve juntos los triunfos de su padre y los suyos.
la Reina del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda, al honorable justicia, conde John Russell, vizconde Amberley de Amberley y Ardsalla, par del Reino Unido, miembro del Consejo Privado de S.M.B., y secretario de Estado de Relaciones Exteriores de S.M.
La presente Carta entrará en vigor tan pronto como hayan sido depositadas las ratificaciones de la República de China, Francia, la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, el Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda del Norte y los Estados Unidos de América, y por la mayoría de los demás Estados signatarios.
M. el rey del Reino Unido de la Gran Bretaña e Irlanda y las Provincias Unidas del Río de la Plata y sus habitantes. Artículo 2º: Habrá entre todos los territorios de S.
29 ¿Quién esto puede ver, quién puede soportarlo si no un impúdico y un voraz y un tahúr, que Mamurra tenga lo que la Comata Galia tenía antes y la última Bretaña?
que sean poseídos, tripulados y matriculados con arreglo a las leyes de la Gran Bretaña, serán considerados como buques británicos; y que todos los buques construidos en los territorios de dichas Provincias debidamente matriculados y poseídos por los ciudadanos de las mismas, o cualquiera de ellos, y cuyo capitán y tres cuartas partes de las tripulaciones sean ciudadanos de las Provincias Unidas, serán considerados como buques de las dichas Provincias Unidas.