Brahma


Búsquedas relacionadas con Brahma: Shiva

Brahma (Brahmā)

 
Dios supremo de los antiguos hindúes. Era considerado el creador del mundo, de los dioses y de los seres.
Ejemplos ?
Brahma se mecía satisfecho sobre el cáliz de una gigantesca flor de loto que flotaba sobre el haz de las aguas sin nombre. La Maija fecunda y luminosa envolvía sus cuatro cabezas como con un velo dorado.
El alma es inmortal; pero, debiendo todo estar partido en su debida proporción, ella tiene que purgar sus faltas, pasando a otros cuerpos inferiores después de haber abandonado el que actualmente ocupa, otros superiores, según sus méritos, hasta conseguir la suprema felicidad por su absolución en Brahma.
En tal punto la creación y en esta actitud los genios que la presiden, Brahma, satisfecho de su obra, pidió de beber a grandes voces.
En ese instante se cerró herméticamente la losa. El guía, que esperaba a la puerta, aterrado salió despavorido de allí, pidiendo la protección de Brahma.
Como todo cansa, Brahma se cansó de contemplarse, y levantó los ojos de una de sus cuatro caras y se encontró consigo mismo, y abrió airado los de otra y tornó a verse, porque él lo ocupaba todo, y todo era él.
El éter encendido palpitaba en torno a las magníficas creaciones, misterioso producto del consorcio de las dos potencias místicas. Brahma había deseado el cielo, y el cielo salió del abismo del caos con sus siete círculos y semejante a una espiral inmensa.
El alma en posesión de esta felicidad, pierde hasta la sombra de su personalidad para identificarse con Brahma de una manera absoluta; es decir, que el espíritu es inmortal en distinto sentido de lo que la tradición primitivas enseña, y de lo que Boudha admitió más tarde como un reposo absoluto e independiente muy difíciles de comprender.
Muerto el cuerpo se hace absoluta e irevemisible la liberación del alma del sabio; entonces el lingam se separa de ella; y entonces, ya que no puede ir a ninguna de las tres creaciones, lo que seria un mal, ni al seno de Brahma que Kapila no reconoce, se dirige a un cuarto cielo superior a los demás, que parece creado para que el sistema corte la dificultad.
Los gandharvas, o cantores celestes, con sus rostros hermosísimos, sus alas de mil colores, sus carcajadas sonoras y sus juegos infantiles, arrancaron a Brahma la primera sonrisa, y de ella brotó el Edén.
Una cosa muy parecida debió de acontecerle a Brahma, cuando apeándose del gigantesco cisne, que como un corcel de nieve lo paseaba por el ciclo, dejó aquella turbamulta de gandharvas en los círculos inferiores, y se retiró al fondo de su santuario.
Pero Brahma, ser de los seres, es la sustancia única, no solo en el sentido de que no tiene segundo, sino de que solo Él, es el ser subsistente por si y no unido a otro a manera de modificación: así que todas las cosas finitas, desde el invisible átomo de la materia, hasta los dioses secundarios vienen de Él.
-decían entre sí los otros-; y no eran parte a disminuir el afán de los curiosos las columnas de negro humo que veían salir en espirales inmensas del laboratorio de Brahma, ni los globos de fuego que desde el mismo punto se lanzaba volteando al vacío, y allí giraban como en una ronda luminosa y magnífica.