Bilbao

Bilbao

 
C. española, cap. de la prov. de Vizcaya; el término municipal tiene 59,47 km2 y 354 860 h. Es la primera ciudad del País Vasco en cuanto a población y la séptima de España. Bilbao se sitúa en el curso bajo del río Nervión, rodeada por unas alineaciones montañosas que la aíslan del resto de la provincia y que tienen una orientación SE-NO. El clima es oceánico con abundantes precipitaciones, más intensas hacia el interior. Bosques de encinas coníferas y castaños; pastos en las zonas montañosas. La actividad minera se remonta al s. XIV (yacimientos de hierro). Actualmente, siderúrgica, naval, química, papelera y metalúrgica de transformación. La conurbación (Gran Bilbao) aglutina el 50% de la industria vasca. Bilbao también es un importante centro comercial y financiero y el primer puerto de España en tráfico de mercancías. El ensanche urbanístico de la ciudad se realizó en 1870 (plan Loredo), concentrando en el nuevo espacio la actividad comercial y de servicios.
hist. Reconocida como villa en 1300, prosperó rápidamente gracias a su situación geográfica. Convertida en puerto de Castilla, la ciudad creció al amparo de la lana castellana y el comercio del hierro. En el s. XVI se creó el Consulado de Bilbao, que controló la actividad comercial durante los siglos siguientes. A fines del s. XVIII fue escenario de diversos motines que la enfrentaron a los hidalgos del medio rural. Afectada directamente por las guerras carlistas, con su conclusión inició un acelerado desarrollo económico. En ella se desarrolló la actividad política de Sabino Arana, fundador del Partido Nacionalista Vasco. En 1931, la ciudad protagonizó el nacimiento del Estatuto Vasco, al tiempo que se convertía en la capital de la autonomía vasca. Durante la Guerra Civil se mantuvo fiel a la República, hasta su ocupación en 1937. El casco antiguo de la ciudad y el Museo de Bellas Artes son monumentos histórico-artísticos.
Traducciones

Bilbao

SMBilbao
Ejemplos ?
– y señaló a los jueces eclesiásticos – que me condenáis a muerte”; esa convicción en una justicia que separa la buena de la mala fe y la causa justa de la injusta, fue expresada por nuestro compatriota Francisco Bilbao en forma magistral durante su proceso.
exige una disminución gradual en los gastos del Ejército y de la Armada, hasta conseguir una exacta proporcionalidad entre las plantillas de jefes y oficiales y los efectivos de tropa y unidades de escuadra. Bilbao, 1930.
---- El movimiento obrero en Bilbao y Zaragoza, España, ha motivado la consabida declaración del estado de sitio en los distritos afectados.
Más radical aún era el proyecto de uno de los fundadores, junto a Bilbao, de la “Sociedad La Igualdad” chilena (1850), Santiago Arcos, quien llegó a proponer una reforma agraria; o el ideario democrático de ya anciano Simón Rodríguez, ilustrado maestro de Simón Bolívar.
El Capitán seguía silbando el himno de Riego, y aun creemos que el de Bilbao y el de Maella, con los iracundos ojos fijos en el techo de la alcoba, que no sabemos cómo no principió a arder o no se vino al suelo.
La posteridad honra y glorifica al autor de la Sociabilidad chilena. Sin embargo, Francisco Bilbao fue condenado bajo los cargos de inmoral, blasfemo, a ver su obra quemada por la mano de verdugo.
No en balde Sarmiento, exiliado en Chile y defensor del orden ilustrado imperante en la república pelucona (conservadora), criticó lo que él llamaba la demagogia de una oposición, que empezó siendo “liberal y propietaria”, para terminar “demócrata y socialista” con Bilbao.
Algo puede venirnos de los Estados Unidos, de donde vinieron nuestras instituciones”. Mucho más claro sobre estos temas hablaron Echeverría, Bilbao, Lastarría, Alberdi, y el propio Andrés Bello.
La intervención francesa en México y la guerra de Estados Unidos contra ese mismo país, unos años antes, suscitaron la protesta de toda la intelectualidad progresista latinoamericana. Bilbao exclamaba en La América en peligro (1862): “Francia, que tanto hemos amado, ¿qué has hecho?...
Bernardino Bilbao Rioja, que a sus cicatrices de la guerra, ha sumado hoy día las heridas mortales que la antipatria le ocasionara en la intentona de asesinato perpetrada la noche del 30 de junio, por orden de Paz Estenssoro.
La voluntad ingente y sana de ese dechado de españoles nos animaría para seguir en la lucha en que estamos empeñados. Los traineros de Ciérvana, así que llegaron a Bilbao, fueron a rendir su gratitud a la Virgen de Begoña.
Para ello es necesario plegar las velas del Sindicato Libre de Marina Mercante, organizar secciones marítimas adheridas a los sindicatos de transportes que afilien a los marineros, especialmente en los puertos claves como Barcelona, Valencia, Cádiz, Vigo El Musel, Bilbao y Las Canarias.