Bernardo Prudencio Berro

Berro, Bernardo Prudencio

 
(1803-68) Político uruguayo. Fue presidente de la República en 1860-64.
Ejemplos ?
El Partido Nacional rechazó tal cesión al menos hasta tiempos del presidente Bernardo Prudencio Berro pero depuestos los nacionales orientales, por el general colorado Venancio Flores con ayuda brasileña, en 1865 se ratífico la entrega del territorio entre el Cuareim y el Ibicuy al Brasil.
Defensor de Pobres en lo Criminal desde 1858, se ganó luego la confianza del presidente Bernardo Prudencio Berro quien le confió la misión de representar a Uruguay ante el gobierno paraguayo, con objeto de lograr el apoyo de éste ante la agresividad creciente de la administración de los unitarios en Argentina y de los reclamos por asuntos de esclavitud del Imperio del Brasil.
En Uruguay se vinculó rápidamente al medio científico, participando en la primera excursión científica del Museo Nacional de Historia Natural de Uruguay, en 1837, junto con Bernardo Prudencio Berro Larrañaga y Teodoro Miguel Vilardebó.
Apoyando abiertamente la candidatura presidencial de Bernardo Prudencio Berro, quien lo designó comandante militar y jefe de la Guardia Nacional, de Minas (1860).
Finalmente el 7 de mayo de 1862, el entonces presidente Bernardo Prudencio Berro aprobó la ley de creación de la «Villa de Ceballos».
Herrera viajó a Asunción del Paraguay en febrero de 1862 y regresó en octubre de 1863, estando el Uruguay en plena guerra civil desatada por Venancio Flores. Bernardo Prudencio Berro luego lo designó ministro de Relaciones exteriores.
Fallece en su quinta del Miguelete Manuel Oribe, padre fundador del Partido Nacional a la edad de sesenta y cinco años (12 de noviembre). Bernardo Prudencio Berro (1803-1868) resulta victorioso en las urnas y es electo Presidente Constitucional de la República asume el 1 de marzo de 1861.
En 1860 el presidente Bernardo Prudencio Berro inaugura allí el Asilo de Mendigos, financiado en parte con aportes de los vecinos.
Por entonces su prestigio personal era muy grande y trascendía el campo militar, por lo que se le consideró como candidato para suceder a Pereira en la Presidencia de la República en 1860. El nuevo presidente, Bernardo Prudencio Berro, lo designó Ministro de Guerra y Marina, cargo que mantuvo hasta junio de 1861.
Con anterioridad a esa fecha se lo consideraba un " camposanto " administrado por la Iglesia Católica, pero con la municipalización de los cementerios llevada a cabo por Bernardo Prudencio Berro pasó a la órbita de la Junta Económico-Administrativa del departamento, la cual lo utilizó para albergar a las víctimas de la epidemia de fiebre amarilla de ese año.
Pese a las diferencias políticas con sus vecinos, la situación se mantuvo estable hasta 1863, cuando el Imperio del Brasil facilitó la revolución del general Venancio Flores contra el legítimo presidente de Uruguay, Bernardo Prudencio Berro, y sus inmediatos sucesores.
Los conflictos en el Gobierno del Cerrito, entre Oribe por un lado y Bernardo Prudencio Berro o Eduardo Acevedo por el otro, y en el Gobierno de la Defensa entre Rivera y Venancio Flores por una parte y Manuel Herrera y Obes y Joaquín Suárez por otra parte, fueron expresión de esta oposición, que se prolongaría a lo largo de todo el siglo XIX.