Berlín


También se encuentra en: Sinónimos.

berlín

s. m. Argent. JUEGOS Lugar o sitio apartado donde el perdedor espera que lo llamen para elegir, a manera de adivinanza, una de las prendas impuestas por los demás jugadores.

Berlín (Berlin)

 
C. cap. de Alemania, a orillas del río Spree; 3 376 800 h. Industrias mecánicas, electrotécnicas y electrónicas. Comunicaciones fluviales, terrestres y aéreas. Monumentos: Puerta de Brandeburgo, catedral, iglesia de Santa María, sinagoga, antiguo Palacio Real, Parlamento, el teatro de la Ópera, monumento al Holocausto (inaugurado en 2005).
hist. Fue cap. del Imperio alemán y sufrió grandes destrozos durante la Segunda Guerra Mundial. En 1945 fue ocupada por británicos, americanos, franceses y rusos y dividida en cuatro sectores. El sector soviético fue cap. de la República Democrática Alemana. A partir de agosto de 1961 se cerró la frontera entre el Berlín occidental y el oriental y el Gobierno de la República Democrática Alemana ordenó la construcción de un muro que impidiera el paso. El proceso de reunificación alemán, poco después de la demolición del muro permitió que, de una forma oficial, el 1 de julio de 1990 Berlín volviese a ser una sola c., recuperando poco después la capitalidad del Estado.
Traducciones

Berlín

Berlin

Berlín

Берлин

Berlín

Berlin

Berlín

Berlin

Berlín

Berlijn

Berlín

Berlin

Berlín

SMBerlin
Berlín Oeste (Hist) → West Berlin
Ejemplos ?
Esto haría estallar la violencia allá donde nuestro compromiso ayuda a mantener la paz (en Oriente Medio, en Berlín, y finalmente en el hemisferio Oeste).
Kennedy contestó reforzando las relaciones con Berlín y aumentando la fuerza militar de la nación, incluyendo nuevos esfuerzos en el espacio exterior.
El atentado de derrocar el régimen de Fidel Castro fue un fracaso. Poco después, la Unión Soviética renovó su campaña contra Berlín Occidental.
Poblaciones: Santiago de María, Alegría, Tecapán y California. Poblaciones: Berlín, San Agustín, Mercedes Umaña y San Francisco Javier.
ombre de Extremadura, oigo bajo tu pie el humo del lobo, el humo de la especie, el humo del niño, el humo solitario de dos trigos, el humo de Ginebra, el humo de Roma, el humo de Berlín y el de París y el humo de tu apéndice penoso y el humo que, al fin, sale del futuro.
Enfrentado por esta reacción, Moscú, después de la edificación de la pared de Berlín, disminuyo su presión en Europa Central. En cambio, los rusos ahora intentaron instalar misiles nucleares en Cuba.
—un diluvio en miniatura— lo que quedó en la superficie de Berlín no fueron unos titanes ni unos colosos revolucionarios, sino unas criaturas de viejo estilo, unas figuras burguesas achaparradas: los liberales de la Dieta unida Se trata del órgano estamental constituido por representantes de todas las dietas provinciales de Prusia.
Digo el remedio porque el placer comprado me repugna como una droga nauseabunda y no está en Londres ninguna de las dos amigas inglesas que me darían una noche de caricias, ni aquella aristocrática Lady Vivian encontrada en Berlín hace un año, tan fresca y tan dulce y tan loca y tan ardiente; ni la otra, Fanny Green, la profesional a quien tuve tres semanas en Roma, hace cuatro años, estúpida como una campesina ignorante y sentimental como una heroína de Richardson, pero insuperablemente hermosa.
Vencida hace varios meses la Italia de Mussolini el único enemigo europeo de verdadera importancia —me refiero al régimen criminal que se había apoderado del Tercer Reich— acaba de sucumbir. Oculto o muerto, Hitler ha desaparecido. Berlín cayó bajo el tremendo empuje de los ejércitos de la U.R.S.S.
Pero como ese procedimiento no puede aplicarse a todos los israelitas, el Gobierno de Berlín ha decretado una pena colectiva contra todos los judíos en represalia del asesinato de un diplomático nazi, muerto por uno de aquéllos: la bien conocida pena consiste en la confiscación total en ciertos casos, y, en general, en pagar al Reich una multa de mil millones de marcos; suma fantástica, que representa la mayor parte del capital judío en toda la nación.
Si la declaración no es rescindida por ninguno de los dos gobiernos seis meses antes de su caducidad mantendrá su vigencia, pero pudiere ser rescindida por cualquiera de los dos gobiernos con un aviso previo de seis meses. Redactado en copias duplicadas en alemán y polaco. Berlín, a 26 de enero de 1934.
El día 14 Hitler llamó a Hacha, Presidente de la República checa, ya amputada, a Berlín, para obligarlo a aceptar la subyugación de su país al Führer, quien se constituyó en "protector" de la Bohemia y Moravia, las dos únicas provincias a que se redujo el sacrificado país checo.