Beowulf

Beowulf

 
Rey legendario de Jutlandia (Dinamarca). Es el protagonista del poema épico anglosajón Lay de Beowulf (s. VIII).
Ejemplos ?
Shippey señala en El camino a la Tierra Media otro de los poemas de Edda poética, Skirnismál («El cantar de Skirnir»), como influencia para las Montañas Nubladas, y más concretamente la frase: Observa además que Beorn tiene ciertas similitudes con Beowulf y Bothvarr Bjarki, personaje de la saga nórdica de Hrólfr Kraki.
Por otro lado, Jane Chance compara en Tolkien's Art el desarrollo y el crecimiento de Bilbo, en contraste con otros personajes, con los conceptos de mera realeza versus realeza derivados del Ancrene Wisse y de una interpretación cristiana de Beowulf.
Cuando le preguntaron a Tolkien si el pasaje en el que Bilbo roba el copón a Smaug se basaba en el episodio del robo del copón en Beowulf, respondió: Shippey afirma que la conversación entre ambos personajes está inspirada además en el poema Fáfnismál («La balada de Fáfnir») de Edda poética, mientras que Anderson apunta en su edición anotada de El hobbit que los dos grandes dragones que aparecen en la literatura nórdica, Fafner, de la saga Volsunga, y el de Beowulf, murieron cuando les acuchillaron el vientre, igual que Smaug.
Entre algunas de las fuentes que se han citado se encuentran Beowulf, el poema épico anglosajón con el que Tolkien trabajó durante parte de su vida, los cuentos de hadas de Andrew Lang y de los hermanos Grimm, La princesa y el trasgo y su secuela La princesa y Curdie, o El maravilloso país de los snergs.
Por ejemplo, existe una considerable disputa sobre la fecha en que se escribió Beowulf y las opiniones de los expertos varían entre los años 608 y 1000 DC.
El manuscrito de Beowulf se menciona por primera vez en 1700 en la correspondencia que sostuvo George Hickes, asistente de Wanley, y su jefe.
La obra se conserva en el «Códice Nowell» o «Cotton Vitellius A.xv» y, dada la fama del poema, a pesar de que convive con otras obras en el mismo manuscrito, este se ha dado en llamar «Manuscrito Beowulf».
En la carta, Hickes contesta en relación a un supuesto cargo contra Smith, acusado por Wanley de haber pasado por alto el poema al hacer el catálogo del «Cotton Vitellius A.xv». Hickes escribe a su superior que todavía no ha sido capaz de dar con el susodicho Beowulf.
En el códice en que el Beowulf sobrevive hoy en día, se encuentran también otras piezas poéticas como fragmentos de The Life of Saint Christopher, las Cartas de Alejandro a Aristóteles y Wonders of the East, y la parte de la paráfrasis bíblica Judith.
Según algunas teorías, Smith no habría advertido la presencia de la epopeya por su excesiva confianza en catalogaciones previas o porque no se hallaba en el códice en el momento de su revisión. Según algunas hipótesis, el manuscrito de Beowulf fue transcrito de un original por dos escribas.
El poema, en su forma actual, fue redactado por un copista cristiano que se basó en cantares ya existentes, lo que quiere decir que ya existía un poema sobre Beowulf que se ha perdido.
Tolkien pensaba que el origen del texto es anterior a la fijación escrita del mismo: En este sentido, Tolkien coincidía con Robert William Chambers, quien opinaba que el cuento popular fue la fuente principal del Beowulf.