Benjamín de Tudela

Tudela, Benjamín de

 
(s. XII) Rabino español. Escribió en hebreo una relación de sus viajes.
Ejemplos ?
Se sabe que hubo comunidades judías en Tesalónica desde la Antigüedad, como lo atestigua la Primera epístola a los tesalonicenses de Pablo de Tarso, dirigida a los judíos helenizados de esta ciudad. En 1170, Benjamín de Tudela menciona la existencia en Salónica de una comunidad de 500 judíos.
Dado que en el año 1173 Benjamín de Tudela viajó hacia estas tierras para conocer las comunidades judías, es muy probable que los Cresques tuvieran acceso a datos de este viaje, así como a los escritos del misionero Jordanus del 1340.
También se conservan relatos de viajes de otras personalidades: el islandés Nicolás de Munkaþverá en 1150; el castellano Benjamín de Tudela en 1160; el rey francés Felipe Augusto en 1191; Wolfger von Erla, obispo de Passau en 1204; Emo, abad del monasterio de Wierum en 1211; Alberto, abad de la abadía de Stade en 1236; Odo Rigaud, obispo de Ruan en 1253;el inglés Mateo de París en 1255; Gilles Le Muisit, abad del monasterio de St.
Ya en el siglo XIX el primer ministro británico, Benjamin Disraeli, noveló su historia en la obra "The Wondrous Tale of Alroy", publicada en 1833. Benjamín de Tudela, Libro de viajes.
El libro de viajes real es un género, que cuenta con numerosos precedentes medievales (Al aya'ib al-Hind o Maravillas de la India de Buzurg Ibn Shahriyar en el siglo X; el del judío Benjamín de Tudela en el siglo XII; el de Ibn Battuta (primera mitad del siglo XIV) a través de todo el Islam, de Occidente a Oriente, que duró veinte años y constituye el más conocido entre los grandes viajeros árabes, dictado al granadino Ibn Yuzayy; los viajes de Marco Polo o Libro de las maravillas; la Embajada a Tamerlán de Ruy González de Clavijo, etcétera).
Su memoria dio origen a la secta de los Menahemitas, que existió durante mucho tiempo honrando la memoria del "mesías de Amadia". El relato de sus historia se difundió en occidente gracias a los escritos de Benjamín de Tudela.
Viendo el número de judíos en la Edad Media, Benjamín de Tudela, hacia el 1170, cuenta en total 1.049.565; pero de ellos 100.000 son atribuidos al imperio Persa y la India, 100.000 a Arabia, y 300.000 a un indescifrable "Thanaim", obviamente meras suposiciones a partir de los judíos del este, con los que no entró en contacto.
De esta época es el famoso judío Benjamín de Tudela (1127/ 30-1175), un viajero curioso e intrépido que viajó por el Mediterráneo hasta el Próximo Oriente, adelantándose en el tiempo al mismísimo Marco Polo.
Abraham ibn Ezra, rabí y poeta. Moses ibn Ezra, filósofo y poeta. Benjamín de Tudela, viajero y explorador. Samuel Ha-Nagid ibn Nagrela, ministro del rey y poeta.
El 5 de agosto de 1391, día que se festejaba Santo Domingo, fue asaltada y destruida la judería o call de Barcelona, que para la época contaba con el 15% del total de la población de la ciudad (Benjamín de Tudela, a su paso por la ciudad en el siglo XI, la describió como una comunidad santa de hombres sabios y prudentes y grandes príncipes).
Finalmente: en las obras de un rabino navarro llamado Benjamín de Tudela, que viajó por la Guinea mucho tiempo; en los escritos del célebre barón normando Juan de Bethencourt; en Eratóstenes, sabio geógrafo, famoso por sus mapas; en Germinio, Polibio y otros historiadores de la Antigüedad, encontraría indicios de la existencia del paso que se había propuesto descubrir.
Testimonios de escritores árabes, sirios y persas desde el siglo VII relatan la historia de ese sepulcro; Benjamín de Tudela (1160) narra en sus escritos como era reclamado por los moradores de ambas riberas del río Coaspes (hoy Karkheh, el Ulai de la Biblia) hasta que el shah Shanjar (quizás Sharvaraz) ordenó colocar el féretro en el centro de un puente que lo cruzaba.