Beaumont

Beaumont

 
C. de E.U.A., al SE de Texas, en el estuario del Neches River; 114 320 h.
Ejemplos ?
Diego Álvarez de Toledo y Enríquez de Guzmán (1541 - 1583), casado el 24 de marzo de 1565, con Brianda de Beaumont (1540 - 1588), V condesa de Lerín y condestable de Navarra, hija de Luis de Beaumont.Le sucedió su hijo Antonio Álvarez de Toledo y Beaumont, V duque de Alba de Tormes (1568 - 29 de enero de 1639).
Para los soldados que habían luchado, la distinción era puramente académica: un soldado que hubiera luchado en Beaumont Hamel el 13 de noviembre de 1916 probablemente ignorara que estaba tomando parte en lo que el comité denominaría «Batalla de Ancre».
1966: en la playa Glenelg, cerca de Adelaida (Australia Meridional) son secuestrados tres niños hermanos: Jane (9), Arnna (7) y Grant Beaumont (4), conocidos colectivamente como los «Niños Beaumont».
El Teatro Ahmanson en Los Ángeles, el Teatro Nacional Real en Londres y el Teatro Vivian Beaumont en la ciudad de Nueva York usan el sistema SIAP.
Fanny Lherminez muere en Lugano en 1874 y Elisée, que soporta mal la soledad, se une a la botánica y entomologista Ermance Trignant-Beaumont.
Don Juan de Bustos Figueroa. Lorenzo de Castro Navarrete. Don Fermín se Asiayn y Beaumont. José Velásquez de Nava. Don Pedro de Recalde.
Es cierto que Fray Mayor, que se llama Don Mayor, no ha sido ahorcado; pero al convento de Clervaux le ha costado la fiesta cuarenta mil escudos: y no hay convento en el mundo que no prefiera ver ahorcar á su procurador al perder su dinero." "Que esta historia os enseñe, Señores, á tener mucha sobriedad en materia de lettres-de-cachet. Sabed, que el licenciado Elias de Beaumont La sentencia es del año de 1770.
El señor de Beaumont, célebre abogado del parlamento de París, tomó primero su defensa y redactó una consulta que fue firmada por quince abogados.
En Little Rock, el Imperio Invisible afirma que todos los pastores protestantes están adheridos a la hermandad. En Texas domina absolutamente en las ciudades de Dallas, Fort, Houston, Beaumont.
En su encantadora vena retozaba con sus libros, bellezas sin rival muy aromáticas e infolio y las rudas comedias de Beaumont y Fletcher le llevaban a ligeros ensueños.
Fue entonces cuando apareció una nueva memoria debida a la elocuencia del señor de Beaumont y otra redactada por el joven Lavaisse, tan injustamente implicado en este procedi­miento criminal por los jueces de Toulouse, quienes, para colmo de contradicción, no le habían declarado absuelto.
Dicho joven escribió una declaración de hechos que fue considerada por todo el mundo como digna de figurar al lado de la del señor de Beaumont.